Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ESTAFA INTERNET

Europeos estafados en internet con falsos alquileres en la Costa Brava

Ciudadanos europeos, principalmente de Bélgica, Holanda y Francia, son víctimas de una estafa a través de portales de internet de sus respectivos países que ofrecen alquileres de residencias de verano en la Costa Brava que, después, resultan ser falsos. EFEArchivo Ampliar foto
Ciudadanos europeos, principalmente de Bélgica, Holanda y Francia, son víctimas de una estafa a través de portales de internet de sus respectivos países que ofrecen alquileres de residencias de verano en la Costa Brava que, después, resultan ser falsos. EFE/Archivo EFE

Ciudadanos europeos, principalmente de Bélgica, Holanda y Francia, son víctimas de una estafa a través de portales de internet de sus respectivos países que ofrecen alquileres de residencias de verano en la Costa Brava que, después, resultan ser falsos.

Así lo han confirmado a EFE los Mossos d'Esquadra, quienes han precisado hoy que el pasado verano se dieron once de estos casos sólo en la comarca del Baix Empordà, una zona de la Costa Brava de las que recibe mayor afluencia de turistas extranjeros durante la temporada estival.

La estafa pasa por copiar fotografías de casas que están en venta a través de páginas web de inmobiliarias oficiales españolas y ponerlas en alquiler en los portales extranjeros con unos precios muy por debajo de los del mercado.

Los estafados creen contactar con el propietario, que supuestamente ha colgado el anuncio y que ofrece un número de teléfono para cerrar el acuerdo.

Tras dar la paga y señal, que en algún caso asciende a 2.300 euros, según la documentación a la que ha tenido acceso EFE, el presunto estafador deja de responder a las llamadas de las víctimas, que en alguna ocasión han llegado también a abonar el precio íntegro del alquiler, que siempre es por semanas.

Las oficinas bancarias en las que los estafados deben efectuar los pagos cambian constantemente y no siempre se circunscriben a España, sino que Portugal es otro de los países afectados.

El responsable de una inmobiliaria del municipio de Begur, Louis Alexander Koudijs, ha recibido en su establecimiento a víctimas que, tras comprobar que habían sido engañados, buscaban un apartamento o casa donde pasar sus vacaciones.

Además, alguno de estos ciudadanos europeos había contactado con Koudijs después de comprobar que las fotos de la vivienda que supuestamente había alquilado estaban en su página web, aunque en venta.

Louis Koudijs ha explicado a EFE uno de estos casos, sucedido el pasado diciembre, en el que una familia belga le exponía su situación, después de dar la paga y señal de una casa y de que el supuesto propietario hubiese dejado de responder a las llamadas telefónicas y a los correos electrónicos.

"Este señor ha estado mirando en web de agencias y ha encontrado que las fotos de la vivienda que había alquilado estaban en mi web en venta y también en las de varias inmobiliarias de la zona, por lo que nos ha pedido si podíamos hablar con el propietario, al que no localizaba, para confirmar que todo estaba bien", ha detallado Koudijs.

Este responsable de inmobiliaria le explicó a la víctima que "esa casa ni siquiera se alquila, que sólo está en venta, que el dueño tiene ochenta años, que ni siquiera se llama como a él le habían dicho y que todo posiblemente se trataba de una estafa".

Louis Koudijs intermedió en nombre de esta persona ante los Mossos d'Esquadra, que investigan el caso, "pero la policía belga, que también le confirmó que era una estafa, le dijo que difícilmente se podía hacer algo".

Koudijs relata que una televisión belga ha visitado Begur a raíz del revuelo que ha causado el asunto en aquel país e insta a quienes buscan apartamentos de verano en internet que miren "que los precios sean razonables, porque se ofrecen casas que costarían 5.000 euros a la semana por sólo 2.000 y eso es evidentemente una trampa".

Otro testigo es el propietario de una tienda céntrica de Begur dedicada a la venta de zapatos, Martí Barceló, cuya dirección es una de las que se proporciona como la de una vivienda en alquiler.

"Llegan los inquilinos en busca del apartamento que han alquilado y se encuentran con que esto es una tienda", señala Barceló, quien ha sido interrogado por los Mossos d'Esquadra para conocer los detalles de la estafa.

Según este comerciante, las víctimas miran "si están equivocados con la dirección, pero es la que pone en los papeles, y muchas veces son familias con maletas y niños".