Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PARAGUAY ARGENTINA

Franco rechaza la decisión argentina de subir el nivel del embalse de Yacyretá

El presidente de Paraguay, Federico Franco, durante una rueda de prensa en la localidad de Villa Rica, 140 kilómetros de Asunción. Ampliar foto
El presidente de Paraguay, Federico Franco, durante una rueda de prensa en la localidad de Villa Rica, 140 kilómetros de Asunción. EFE

El presidente paraguayo, Federico Franco, criticó hoy la decisión argentina de elevar, sin consultar con Paraguay, la cota del embalse de la central hidroeléctrica conjunta de Yacyretá.

En rueda de prensa en Villarica, localidad que visitó hoy a unos 140 kilómetros al sureste de Asunción, Franco explicó que las autoridades paraguayas ya han enviado una nota a las argentinas para que restablezcan la cota de 83 metros prevista en el Tratado de Yacyretá, según la agencia estatal IP.

"La elevación discrecional y no consultada a 83,40 metros de los funcionarios del lado argentino merece el pedido de informe y el rechazo de esta acción inconsulta", aseveró.

Según el mandatario paraguayo, "cualquier situación anormal perjudicaría el estado de las maquinarias de la represa, afecta la rivera" y Paraguay no acepta esa "acción unilateral".

Fruto de un tratado suscrito en 1973, la represa de Yacyretá sobre el río Paraná tardó 38 años en completarse y costó unos 12.500 millones de dólares.

La hidroeléctrica, en la que Paraguay puso un 80 por ciento del territorio y Argentina los fondos, cubre en torno al 20 por ciento de las necesidades energéticas argentinas.

El Estado paraguayo recibe anualmente compensaciones por la parte de su energía que cede a los argentinos, que en 2012 eran de 130 millones de dólares.

En enero pasado, Paraguay entregó una nota de protesta a Argentina porque aún adeudaba algo más de 80 millones de dólares de la cesión de energía en 2012, y se quejó de que el atraso en los pagos es "sistemático" y "casi se volvió una costumbre".

Las relaciones entre los dos países se complicaron tras la destitución del presidente paraguayo Fernando Lugo en junio pasado, que llevó a la suspensión de Paraguay del Mercosur por decisión de sus socios, Argentina, Brasil y Uruguay.