El PP acepta separar competencia y supervisión en el nuevo regulador

La ley incluirá flexibilidad para introducir la rotación de las asignaciones de los consejeros

El PP propondrá finalmente cambios al proyecto de ley de Creación de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) aceptando que se separen en dos salas las materias de competencia y de supervisión, y permitiendo que el Congreso pueda vetar a los consejeros que proponga el Gobierno.

Así figura en las enmiendas que los 'populares' deberán registrar en el Congreso antes de las 20.00 horas. Con estas modificaciones se da respuesta a las principales inquietudes que había planteado la Comisión Europea (CE) con respecto a la unificación de los organismos reguladores, relativas fundamentalmente a la independencia del nuevo consejo, su capacidad de organización interna y su financiación.

Entre las enmiendas propuestas, destaca que la nueva CNMC contará con un Consejo que funcionará en Pleno y en dos salas, una especializada en competencia y otra, en supervisión regulatoria. En total habrá diez miembros (uno más de lo inicialmente previsto) para que la composición en las salas sea paritaria.

Los consejeros de la CNMC, cuyos mandatos serán de seis años improrrogables, serán propuestos por el Gobierno pero la Comisión de Economía del Congreso tendrá potestad para vetarlos.

Los consejeros de la CNMC, cuyos mandatos serán de seis años improrrogables, serán propuestos por el Gobierno pero la Comisión de Economía del Congreso, ante la que deberán comparecer, tendrá potestad para vetarlos. Por su parte, el nombramiento de los directores de instrucción se atribuirá al Pleno del Consejo en lugar de al Ejecutivo, como estaba previsto en el proyecto de ley. Para ser elegible se podrá exigir dedicación exclusiva y también la sujeción expresa al régimen de incompatibilidades de altos cargos.

Además, la ley incluirá habilitaciones de flexibilidad para introducir el carácter rotatorio de las asignaciones de los consejeros a las salas en función de un régimen que deberá publicar y aprobar el Consejo en Pleno, incluyendo criterios de selección y periodicidad.

FUNCIONES Y ORGANIZACIÓN

La Sala de la Competencia estará presidida por el presidente del Consejo y la de regulación sectorial, por el vicepresidente. El funcionamiento de ambas instituciones, y del plenario, se desarrollará en el reglamento de funcionamiento interno y las decisiones se adoptarán por mayoría simple, aunque el presidente tendrá voto de calidad.

El Pleno, además de nombrar a los miembros de cada sala, también asumirá las funciones de gobierno indelegables, como la aprobación de cuentas, los planes de actuación y memorias, o los nombramientos de persona; y también se hará cargo de los asuntos en que haya divergencia de criterios entre las salas para dirimir las discrepancias.

Asimismo, adoptará las funciones que, por su especial incidencia en el funcionamiento competitivo de los mercados, recabe para sí el Pleno por mayoría de seis votos a propuesta del presidente o de tres consejeros. Por su parte, las salas conocerán todos los demás asuntos y, reglamentariamente, se determinarán las materias sobre las que, correspondiendo a una sala, se deberá informar a la otra.

Con carácter general, Competencia tendrá que informar de los asuntos de supervisión regulatoria que afecten al grado de apertura, la transparencia, el correcto funcionamiento y la existencia de una competencia efectiva en los mercados; mientras que la de Supervisión tendrá que hacer lo propio con los procedimientos de defensa de la competencia relacionados con sectores regulados, tanto en operaciones de concentración en segunda fase como en expedientes sancionadores por conductas restrictivas a la competencia.

Entre las enmiendas 'populares' también se recogerá que las funciones de telecomunicaciones que actualmente desempeña la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) queden íntegramente en manos de la nueva CNMC, en lugar de devolverlas al Ministerio de Industria.

En cuanto a la financiación, se incluirá una disposición en la ley para establecer de forma detallada que habrá transparencia en los costes y un ajuste automático de las tasas de los operadores a los costes de las autoridades nacionales de supervisión, dado que ésta será la principal fuente de financiación de la nueva Comisión.

EMPEZARÁ A FUNCIONAR EN AGOSTO

Según explicó el ministro de Economía, Luis de Guindos, el pasado mes de diciembre, la intención del Ejecutivo es que la nueva CNMC comience a funcionar en agosto. El impacto presupuestario de la medida será de unos 28 millones de euros de ahorro anuales, gracias a la reducción de altos cargos y de gastos corrientes.

En cuanto a las sedes, De Guindos avanzó que las oficinas centrales de la Comisión estarán en Madrid aunque abrió la puerta a la posibilidad de utilizar las sedes de los actuales reguladores como dependencias descentralizadas.

La CNMC agrupará a la Comisión Nacional de la Competencia (CNC), la del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT), la de la Energía (CNE), al Comité Regulador Ferroviario, a la Comisión Nacional del Sector Postal, a la Comisión de Regulación Económica Aeroportuaria y a la Estatal de Medios Audiovisuales (CEMA). Además, su puesta en marcha permitirá suprimir la nonata Comisión Nacional del Juego.

Siete formaciones de la oposición --PSOE, Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), UPyD, CiU, PNV, ERC y BNG-- presentaron enmiendas de totalidad contra este proyecto de ley, si bien los nacionalistas vascos y catalanes acabaron retirándolas y absteniéndose ante el ofrecimiento de diálogo del ministro.

Sin embargo, tanto los socialistas como IU-ICV presentaron texto alternativo, apostando por un modelo 1+3 que mantuviera Competencia como un organismo independiente y dividiera las funciones regulatorias en tres comisiones: la de la Energía, la de las Comunicaciones y el Sector Postal, y la del Transporte.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50