Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CONSUMO CARNE

La compañía francesa Spanghero compró 42 toneladas de carne de caballo, según la prensa

Embutido de carne de caballo puesto a la venta en una carnicería alemana. EFE Ampliar foto
Embutido de carne de caballo puesto a la venta en una carnicería alemana. EFE/ EFE

La empresa francesa Spanghero compró a un intermediario chipriota un total de 42 toneladas de carne de caballo, según reveló hoy el diario "Le Parisien" en relación con la aparición de ese tipo de carne sin el etiquetado correspondiente.

El dato publicado por el diario parisino ha sido negado por la empresa gala, que rechaza haber adquirido ese tipo de carne a la empresa chipriota Draap Trading, de la que el periódico publica fotografías de sus facturas.

Según "Le Parisien", Spanghero adquirió la carne, que luego se encontró en platos preparados como lasañas que identificaban como de vacuno la incluida en esos alimentos, en forma de "mineral", una calificación de un producto que consiste en una mezcla de carne, grasa y colágeno en forma de carne picada.

Según la investigación llevada a cabo por las autoridades francesas, cuyos resultados preliminares fueron adelantados el miércoles, esa carne de caballo había sido importada por Spanghero desde un matadero de Rumanía.

La carne llegó "con tarifas anormalmente bajas" que "hubieran debido alertar" al que la compraba, según explicó el ministro francés de Consumo, Benoît Hamon.

Hoy está previsto que las autoridades francesas revelen los resultados de la investigación lanzada para detectar cómo ocurrió que productos elaborados con carne de caballo ocultaran ese ingrediente e informara en su lugar de que se trataba de platos con carne de vacuno.

Francia propuso el miércoles a sus socios europeos imponer obligaciones sobre la trazabilidad de la carne en las etiquetas de los platos preparados, en respuesta a este escándalo de carne de caballo en lasañas.

París está intentando precisar si hubo "negligencia" o "fraude" en este caso de platos preparados con carne de caballo, sobre todo para dilucidar en qué momento se cambió la identificación de la mercancía.