Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fisco francés deja de ingresar uno de cada cinco euros

Un sindicato estima entre 60.000 y 80.000 millones anuales el volumen del fraude fiscal

El estudio achaca el aumento a la pérdida de 26.000 funcionarios, muchos dedicados al control

El ministro francés de Economía Pierre Moscovici.
El ministro francés de Economía Pierre Moscovici. AFP

El temido fisco francés, conocido por ser uno de los sistemas más eficaces de Europa y por generar exilios tan sonados como el de Gérard Depardieu, deja de ingresar uno de cada cinco euros posibles a causa del fraude y la evasión. Un informe del sindicato Finanzas Solidarias publicado hoy estima que el fraude fiscal amputa a las cuentas fiscales cada año entre 60.000 y 80.000 millones de euros, es decir entre el 16,7% y el 22,3% de los ingresos brutos que Hacienda recaudó en 2012, y que según el ministerio de Economía ascendieron a 339.400 millones.

Según Finanzas Solidarias, estas cifras ilustran un aumento enorme de la evasión fiscal, ya que en 2006 no superaba los 50.000 millones anuales. El principal motivo es que Hacienda ha perdido desde 2002 ahora 26.000 funcionarios, “y gran parte de ellos se dedicaba al control fiscal”. El ministerio reconoce que la lucha contra el fraude logra recuperar hoy poco más de 16.000 millones anuales.

Estas cifras ilustran un aumento enorme de la evasión fiscal

Las empresas, y especialmente las grandes, son las campeonas de la evasión en Francia. Hay trabajo negro, profesionales y comercios que cobran el IVA y no revierten su parte al Estado, y creación de sociedades ficticias. Pero el gran problema son las deslocalizaciones del domicilio fiscal de las grandes compañías multinacionales a sus filiales en el extranjero.

 Así, el impuesto más evadido es el de sociedades (entre 23.000 y 32.000 millones perdidos cada año), y en segundo lugar figuran el IVA y el IRPF, con unos 17.000 millones evaporados en cada capítulo. Más abajo se sitúa el engaño en el pago de cotizaciones sociales (entre 15.000 y 20.000 millones), y al final de la pirámide aparece la gente que recibe prestaciones sociales, que supuso un agujero de entre 540 y 808 millones de euros en 2009. El famoso exilio fiscal de las grandes fortunas, que tratan de escapar del pago del ISF, genera unas pérdidas a Hacienda estimadas entre 4.000 y 6.000 millones anuales.

Las empresas, y especialmente las grandes, son las campeonas de la evasión en Francia