España, líder en escuelas de negocios

Los ‘rankings’ internacionales colocan a los centros nacionales entre los primeros del mundo Muchos aprendices de directivos los eligen antes que los de EE UU

Una clase en el IE Business School de Madrid
Una clase en el IE Business School de MadridSANTI BURGOS

No hay ranking que se les resista a las escuelas de negocios españolas. Situadas entre las mejores del mundo en ellos, ahora también ascienden en las nuevas clasificaciones que empiezan a proliferar, los rankings de rankings. En el que confecciona Financial Times haciendo un compendio de los resultados de los distintos programas de enseñanza para ejecutivos que ofrecen los centros europeos, IE Business School se ha colocado como la primera escuela de negocios de Europa, desbancando por primera vez a HEC París este año (y EADA ha entrado a formar parte de las 25 más selectas). Y en el denominado MBA.com Premiership, que elabora el experto del sector Matt Symonds a partir de los listados más prestigiosos (los de las publicaciones Financial Times, Business Week, The Economist y Forbes), IE, IESE y Esade se sitúan entre los seis primeros puestos europeos (ver tabla adjunta).

Aunque a menudo se cuestionen los criterios de realización de estos rankings, lo cierto es que tienen su utilidad. “Las clasificaciones añaden valor, porque los alumnos necesitan información para seleccionar la escuela a la que quieren optar. Además, sirven para mejorar la competencia entre los centros y añadir transparencia al mercado. Sean o no controvertibles los resultados que arrojan”, indica Santiago Íñiguez, decano de IE Business School. Fuentes de Esade mantienen que los rankings son uno de los 10 elementos que el estudiante sopesa antes de seleccionar el centro en que cursar su máster. “Y el hecho de que las escuelas españolas se hayan consolidado en los últimos años en los primeros puestos de estos listados de prestigio tiene gran valor”, agregan.

Según los aprendices de directivos que los cursan, también son útiles. Gerardo Berea, mexicano de 33 años, tenía claro que iba a estudiar su MBA Internacional en Europa, y que tres escuelas de negocios españolas “estuviesen en el top ten de las clasificaciones me ayudó a decidirme por España. La diversidad cultural que ofrece IE, que atrae a gente de todo el mundo, así como su enfoque en el emprendimiento, me ayudaron a decidirme por ella”, dice.

“Para los estudiantes no es importante que la escuela suba o baje puestos en los rankings. Lo que nos importa es que las grandes empresas se fijan en estas clasificaciones para seleccionar y reclutar personal entre los 30 mejores centros del mundo, donde siempre hay tres españoles. Eso es lo relevante, porque hace que tengas más posibilidades de recuperar tu inversión tras el máster antes”, indica Filippo Checcucci, italiano de 32 años que cursa su MBA Internacional en Esade. “Es la única que ofrece un MBA de 12, 15 y 18 meses. Que sea más corto y que la edad media de los alumnos participantes en el programa sea superior a la de las otras escuelas, y, por tanto, su experiencia profesional, me hicieron decantarme por Esade”, explica.

Claves de la selección

Combinar en un solo ranking las más prestigiosas clasificaciones de MBA que existen en el mundo ha sido la idea seguida por Matt Symonds para elaborar MBA50.com. Tal y como explica este experto en escuelas de negocios y formación de directivos, lo que aporta este listado “es una radiografía más amplia del sector, para que el candidato tenga una imagen global y pueda acortar su lista de preferencias”. En su opinión, calificar a los centros por regiones es también mucho más práctico para los alumnos, puesto que normalmente suelen decidir, antes que la institución, la zona del globo donde quieren recibir la formación. Symonds considera que no hay una escuela de negocios que sea la mejor del mundo, se trata de que resulte la mejor para el estudiante, la que mejor se adapte a sus requerimientos. “La diferencia entre una escuela situada en el puesto 18º y otra en el 25º, probablemente, no será grande”, aprecia, porque los componentes clave que han de regir la elección son la cultura de la institución, su localización, la duración del máster, su coste, los profesores... Los alumnos añaden a esta lista las posibilidades laborales a las que pueden acceder (a la baja en España), al igual que los salarios a los que aspirar.

Para Philip Heyning, holandés de 29 años que estudia en IESE, la idea era escoger una escuela europea en vez de norteamericana (“porque tengo intención de trabajar en Europa después”) de entre las primeras del ranking. ¿La razón? La empresa para la que trabaja solo financia los programas si se cursan en las escuelas que forman parte del top ten de las calificaciones. El resto no tiene elección.

“Los alumnos hacen bien en comparar varios rankings antes de elegir su escuela. Es prudente distinguir entre el grupo de mejores centros, que además se consolidan en los primeros puestos de las clasificaciones durante muchos años. Igual que tener en cuenta los salarios de salida que aportan, que son reales”, cierra el director del MBA de IESE, Franz Heukamp.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50