Las acciones de Banco de Valencia y Bankia se desploman en Bolsa

Las títulos de la entidad valenciana pierden todo lo ganado en la víspera con una caída del 17% La filial de BFA vuelve a situarse por debajo del euro por acción tras bajar un 9,34%

Las dos únicas entidades financieras nacionalizadas que cotizan en Bolsa, Bankia y Banco de Valencia han sufrido este miércoles un fuerte correctivo en Bolsa tras estar suspendidas de cotización durante toda la mañana. El desplome ha tenido lugar después de que las autoridades europeas de Competencia hayan dado su visto bueno a los planes de reestructuración de las entidades y que imponen duras condiciones a cambio de las ayudas públicas. En el caso de Banco de Valencia hay que recordar, además, que en la víspera se cerró su adjudicación a Caixabank.

Al cierre, Banco de Valencia ha retrocedido un 17%, hasta los 0,15 euros. Con ello, da al traste con el avence del lunes, cuando subió un 12,5%. Desde su intervención en noviembre de 2011, cuando sus acciones se movían ligeramente por debajo de los 0,80 euros, ha visto como desaparecía el 79% de su valor en Bolsa.

Por su parte, los títulos de Bankia se han intercambiado a la misma hora a un precio de un euro, lo que supone un descenso del 9,34% con respecto a la jornada previa. En los primeros minutos de cotización, sin embargo, ha llegado a darse un batacazo del 13%. En su caso, ayer avanzó un 5%. Tras este recorte han vuelto a situarse por debajo del euro por acción, un nivel que no transitaba desde la primera quincena de octubre.

Más información
Bruselas recortará en un 60% los activos de las cajas nacionalizadas

Los planes de Bruselas para estas entidades, que han sido presa de los inversores más especuladores en busca de un beneficio rápido en las últimas jornadas, es la de imponer a sus accionistas pérdidas para compartir el coste del rescate. Para el Banco de Valencia, el propio Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) advirtió al anunciar la adjudicación de Caixabank que "los accionistas actuales soportarán las pérdidas en las que haya incurrido la entidad", lo que prácticamente reduce el valor de sus títulos a cero.

El horizonte que espera a Bankia es menos desalentador, ya que la entidad confía en volver a beneficios en 2013 y se ha marcado como objetivo obtener unos beneficios netos de 1.200 millones en 2015. A la espera de que recupere los números verdes de forma sólida, su presidente, José Ignacio Goirigolzarri, ha avanzado que no pagarán dividendo hasta 2014.

Sobre la firma

Álvaro Romero

Redactor del equipo de Redes Sociales y Desarrollo de Audiencias en EL PAÍS. Es licenciado en periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS