Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NOVELA HISTÓRICA

León Arsenal combina la tecnología de los códigos QR con una novela histórica

El escritor León Arsenal evoca la poco conocida historia de los primeros años de los visigodos en España en su última novela, "Última Roma". Ampliar foto
El escritor León Arsenal evoca la poco conocida historia de los primeros años de los visigodos en España en su última novela, "Última Roma". EFE

El escritor León Arsenal evoca la poco conocida historia de los primeros años de los visigodos en España en su última novela, "Última Roma", en la que el autor ha incluido 60 códigos QR que permiten ampliar al lector el contenido con mapas antiguos, ensayos universitarios u otros documentos.

"Última Roma" (Edhasa) se sitúa, ha explicado Arsenal a Efe, un siglo después de la caída de Roma, cuando "políticamente el Imperio había desaparecido, pero la gente se seguía llamando ciudadano romano, se aplicaban las leyes romanas y en Hispania había gente que soñaba con volver a la época romana, lo que se conoce como 'renovatio imperii'".

La "renovatio imperii", indica Arsenal, corresponde a "esa vieja idea de conquistar territorios por la fuerza, creada por Justiniano, y seguida por Carlomagno, Carlos V, Felipe II, Napoleón, Hitler y ahora por Merkel, una idea que acaba fracasando porque los indígenas tienen la sana costumbre de protestar".

La novela se sitúa en el año 576 cuando, recuerda Arsenal, combaten en Hispania visigodos, suevos, la antigua nobleza romana, viejas tribus indígenas, y en el norte de la Península, en la llamada Provincia de Cantabria, un senado de terratenientes planea unirse al imperio de Oriente, con el sueño de la restauración de Roma.

También acude desde Suevia una columna de britones y con ellos Claudia Hafhwyfar, que tiene un sueño recurrente desde niña: el de un jinete que viene a ella a través de inmensidades desérticas.

El rey godo Leovigildo debe actuar a su vez para salvar su reino y en ese escenario de guerra Claudia Hafhwyfar encontrará a su jinete y ahí se decidirá el futuro de Roma e Hispania.

En ese escenario histórico, "todos sueñan": unos con volver al Imperio Romano, los vascones por tener su territorio al norte del Ebro, los visigodos por unificar el territorio, los britones por volver a su isla (Britania) de donde fueron expulsados por los sajones, los auténticos bárbaros del hacha.

El autor pretende con esta novela acabar con algunos tópicos que se han mantenido a lo largo de los años: "los visigodos no eran perroflautas con acento alemán que destrozaban todo, ni la población se despertó un día y se encontró en la Edad Media".

La forma de enseñar la Historia en España ha deformado períodos como el evocado en la novela, asegura Arsenal, quien aclara: "Cuando llegan los visigodos, Roma no se acaba, y, de hecho, los visigodos son también Roma, pues se empapan de la romanidad, mantienen las calzadas, las instituciones, adoptan la ley romana, y sólo se puede hablar de la caída política y cultural de 'Roma' con la llegada de los musulmanes.

Para soslayar esos tópicos, Arsenal ha escrito la novela en presente, una opción que no es caprichosa y que está destinada a "imprimir más dinamismo a la historia", y no ahorra recursos del cine como los planos aéreos que proporciona un personaje que se imagina volando como un águila.

Su principal reto, admite, ha sido proporcionar la información histórica necesaria sobre un período poco conocido por la población, pero "evitando hacer una novela tostón cargada de datos".

Fue entonces cuando se le ocurrió ofrecer al lector ese contexto histórico en un material adicional y al final optó por los códigos QR o bidi -similares a los códigos de barras-.

"La incorporación de códigos QR entre el texto invita a una nueva forma de lectura, que enriquece la tradicional con la posibilidad de visionar vídeos, mapas, y otro material gráfico y sonoro que dan una nueva dimensión a la novela y suponen una absoluta novedad en el modo de editar y enfocar la novela histórica".

La idea, utilizada por primera vez en la literatura en España, ha sido, según el autor, bien recibida por los libreros y es "la demostración palpable de que el libro en papel no está acabado como dicen algunos, sino que tiene un largo recorrido, justo gracias a lo que algunos presentan como su némesis: las nuevas tecnologías".

Además, los jóvenes, que se han educado en el lenguaje audiovisual, pueden encontrar en este formato la puerta para acceder al escrito.

Admite Arsenal que se pueden establecer algunos paralelismos entre la Europa actual y la del siglo VI: "Los movimientos integradores y disgregadores siempre han existido, no sólo en España, sino también en Europa, donde unos quieren una Europa más unida y otros apuestan por expulsar a los más débiles como Grecia".

El autor de "Sixto el Celtíbero" y "El hombre de la plata" se muestra muy crítico con "la mentalidad neoliberal" que se ha instalado en España, donde "todo es dinero", que contrasta con los personajes de su novela, que "se mueven por ideales".

Por Jose Oliva