Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
TECNOLOGÍA FOTOGRAFÍA

El ojo "Iphoneográfico" capta la esencia de un Madrid en blanco y negro

El Iphone y su ojo fotográfico es lo único que necesita el arquitecto madrileño Luis Rodríguez para captar la esencia de su ciudad, que esta vez aparece teñida de blanco y negro y recogida en una serie. EFEArchivo Ampliar foto
El Iphone y su ojo fotográfico es lo único que necesita el arquitecto madrileño Luis Rodríguez para captar la esencia de su ciudad, que esta vez aparece teñida de blanco y negro y recogida en una serie. EFE/Archivo EFE

El Iphone y su ojo fotográfico es lo único que necesita el arquitecto madrileño Luis Rodríguez para captar la esencia de su ciudad, que esta vez aparece teñida de blanco y negro y recogida en una serie de 34 fotos de Madrid y otras ciudades.

El beso de una pareja en una Puerta del Sol abarrotada, o los músicos ambulantes tocando delante de un anuncio publicitario en plena calle Preciados son buen ejemplo de algunos de los momentos mágicos captados por la lente del "smartphone" de este madrileño, ahora expuestos bajo el título "Escenas Urbanas".

La peculiaridad, como ya sorprendió el fotógrafo en su anterior exposición "Madrid a través de sus reflejos", es que las instantáneas están tomadas y editadas con su Iphone 4S, práctica que ha empezado a conocerse como la "Iphoneografía".

De hecho, existen colectivos como 'Fotógraf@s de Iphone Españoles'(F.I.E.), del que forma parte Luis, aficionados a tomar fotos urbanas con sus teléfonos móviles, que ven en este género la ventaja de la inmediatez y la comodidad a la hora de captar los diferentes instantes por que, según Rodríguez, "es sacar, desbloquear y disparar".

Sin embargo, la principal desventaja está en que el zoom "es muy malo" -admite Rodríguez-, y al tomar la fotografía a pie de calle "hay que acercarse mucho a lo que quieres fotografiar" para captar el instante único, la oportunidad irrepetible.

El que sube todos los días a Instagram una foto urbana, bajo el "nick" @luison para sorprender a sus más de 120.000 seguidores, considera que la compra de esta plataforma por Facebook la ha convertido en "una red social más", donde las fotos han perdido su componente artística.

Sin embargo y en una búsqueda por evolucionar hasta a la fotografía de calle o "street photography", el autor decidió eliminar cualquier muestra cromática de las escenas para teñirlas de blanco y negro y centrar el foco de la imagen en el gesto de los transeúntes.

Escenas, dice Rodríguez, que fueron tomadas de una manera "totalmente espontánea", cuando llevaba a sus hijas al colegio o cuando salía a tomar el aperitivo los domingos, fruto de situaciones y testimonios callejeros inesperados, aunque reconoce haber perdido muchas fotos por vergüenza a por colocarse delante de un sujeto y hacer "clic".

De estas treinta y cuatro imágenes emana el deseo de hacer un pequeño homenaje a la ciudad de Madrid, considerada por Rodríguez como "un gran escenario", pero sobre todo un guiño al distrito centro por ser el barrio en el que reside este arquitecto.

Aunque es cierto que no todas las fotos están tomadas en Madrid, hay una a la que el fotógrafo tiene especial cariño por que le permitió ganar un concurso en Instagram y viajar a Escocia, donde retrató a un hombre caminando entre la oscuridad de la ciudad de Edimburgo en una noche de niebla espesa y ataviado con una gabardina un tanto suntuosa.

En cuanto al debate entre fotografía con cámara tradicional frente a la fotografía móvil, el arquitecto considera que la limitación no está en el equipo ni en los conocimientos técnicos, sino en "saber ver el instante de cada captura y que luego la imagen sea capaz de emocionar".

Respecto al Iphone 5, que recientemente salió a la venta, @luison ha dicho no tener intención de pasarse a este modelo porque "la cámara no ha mejorado", es de 8 megapíxeles como la del 4S.

De momento y hasta el próximo 12 de diciembre, estas escenas urbanas vestirán las paredes del Bar La Piola, otro de los rincones madrileños que tanto gustan al hombre capaz de encontrar la esencia de nuestro tiempo oculta en los rincones de la ciudad. Alba García