Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ERE EN LA AEROLÍNEA

Iberia quiere ahorrar 450 millones con los 4.500 despidos y la bajada de salarios

Los pilotos del Sepla plantan a la dirección de Iberia en la reunión del ERE

El sindicato no se reunirá hasta que se dicte un nuevo laudo arbitral sobre Iberia Express

La compañía plantea bajar el sueldo a los tripulantes de cabina hasta un 40%

Contempla eliminar lo que queda de las bases de Palma, Barcelona, Las Palmas y Tenerife

Aviones de Iberia en tierra en el aeropuerto de Barajas. Ampliar foto
Aviones de Iberia en tierra en el aeropuerto de Barajas. EFE

Iberia quiere pasar de gastar 1.300 millones de euros en costes salariales al año a desembolsar 850 millones. El ahorro de 450 millones no solo pasaría por reducir la plantilla en 4.500 personas, sino que también incluiría reducciones salariales para los trabajadores que continúen en la empresa. La bajada de la retribución “sería progresiva”, hasta 2015, según una portavoz de la compañía, que apuntó que no sería una rebaja lineal, sino que dependería de departamentos y categorías. La rebaja media que quiere aplicar Iberia sería de entre el 25% y el 35%.

En cuanto a las condiciones de los despidos, la empresa aseguró que “está todo abierto”. El consejero delegado, Rafael Sánchez-Lozano, señaló que, por edad, cerca de la mitad de los afectados podría encajar en prejubilaciones, aunque la empresa no ha decidido si lo quiere hacer por esa vía ni qué condiciones ofrecería.

Sánchez-Lozano, señaló en una reunión con periodistas que no han puesto "ninguna línea roja" en la negociación y no descartan ninguna medida para "limitar el impacto" de los recortes. No obstante, cualesquiera que sean las fórmulas por las que se opte, se tiene que lograr el objetivo de ganar 600 millones de euros en 2015, para obtener ese año un beneficio operativo de 300 millones de euros, frente los 300 millones de pérdidas actuales. Sánchez-Lozano explicó que 450 millones de euros provendrían de la reducción de los costes laborales y 150 millones restantes de la mejora de la política comercial.

El plan pretende además cambiar la estructura salarial y que los tiempos de permanencia en cada categoría aumenten 

En el caso de los pilotos, trascendió hace unos días que la empresa busca una reducción salarial del 47%. Para los tripulantes de cabina de pasajeros (TCP) sería de entre un 30% y un 40%, según señaló este martes Europa Press. Además, la aerolínea contempla para el personal de tierra la reorganización de destacamentos de mantenimiento, subcontrataciones en handlingy trasvase de actividad y plantilla de carga a IAG Cargo.

El plan de reestructuración contempla, además, el cierre de las bases de Palma de Mallorca, Barcelona, Las Palmas y Tenerife. Un portavoz de la compañía ha explicado, sin embargo, que en realidad la única base operativa de Iberia ya es oficialmente Madrid. En el resto de bases, que ahora se cerrarían, "hay un grupo de 42 trabajadores", que siguen asignados en tras ciudades (y que por tanto, cuando tienen vuelos programados es la empresa la que se ocupa de sus desplazamientos) como resultado de un acuerdo alcanzado en 1999, cuando Iberia absorbió Aviaco, según ha explicado la misma portavoz. Un acuerdo que ahora tiene los días contados.

Recortes salariales hasta 2015

El recorte salarial para los TCP se aplicaría a partir de enero de 2013 con vistas a 2015, "y las medidas se acordarían en el proceso de negociación", señala Iberia. Este recorte contemplaría además una nueva estructura salarial, con el fin de incrementar los tiempos de permanencia en cada nivel y modificar los requisitos para el cambio, así como para suprimir los niveles superiores y establecer distintos topes salariales según flota y función. 

La compañía ya anunció que buscaba que sus pilotos se redujeran el sueldo casi a la mitad

El sindicato de pilotos Sepla, por su parte, no ha acudido a la reunión convocada este martes con la dirección de Iberia para negociar . Sepla considera "imprescindible", de manera previa a cualquier reunión, esperar un nuevo laudo arbitral. La Audiencia Nacional ordenó a Jaime Montalvo repetir su resolución tras constatar que, en su momento, no escuchó a Iberia Express a la hora de elaborarla. Alcanzar un acuerdo es una posibilidad cada vez más remota.

Recortes también para el pesonal de tierra

La compañía, además, ha planteado a su personal de tierra la reorganización de destacamentos de mantenimiento, subcontrataciones en el área de handling y el trasvase de la actividad y plantilla de carga a IAG Cargo. En la documentación que la compañía ha entregado a los sindicatos, según explica europa Press, se contemplan estas tres medidas organizativas, concretando que en el caso del handling Iberia se presentará a los concursos a través de una filial.

La aerolínea también propone filializar el mantenimiento para mejorar la gestión del negocio revisando sus servicios de mantenimiento a terceros para abandonar las áreas no rentables. El secretario general de la Asociación de Técnicos de Mantenimiento (Asetma), Miguel Ángel Jiménez, ha rechazado también las medidas, pidiendo a la aerolínea que presente un plan de viabilidad a cinco años vista que asegure el futuro de las divisiones. Jiménez ha rechazado la posible segregación, al considerar que una operación así podría conllevar la venta de estas áreas de negocio en uno o dos años para "hacer caja". Asimismo, ha solicitado a la compañía que explique cuál es el papel de Vueling, Air Nostrum e Iberia Express en el actual contexto.

Rechazo de la plantilla

Ante este planteamiento, fuentes sindicales han explicado que se trata de un plan "arrogante, radical y con nula visión social", solicitando a la aerolínea que se comprometa a no derivar el corto y medio radio a Vueling. Asimismo, han considerado que se ha perdido el tiempo, ya que en 2011 la compañía ya pudo reducir capacidad, y se han mostrado partidarios de hacer "ciertos sacrificios", siempre y cuando se les garantice un plan "de futuro".

En un comunicado, el sindicato de tripulantes de cabina Stavla ha mostrado su rechazo absoluto al plan, al considerar que se trata de la entrega de la empresa a Bristish Airways e incluso colocar sus condiciones por debajo de los operadores low cost abaratando el desmantelamiento de Iberia en favor de la compañía británica.

Por todo ello, en un comunicado conjunto, los colectivos de tierra han mostrado su negativa a negociar el plan y han instado al Gobierno a frenar las consecuencias del mismo, a través de los dos representas de BFA-Bankia en el consejo de administración de la aerolínea.

La empresa alega que solo son rentables dos rutas de corto y medio radio (de un total de 49), y ocho de largo radio (de un total de 23-24), y que pierde dinero en todos sus mercados. La aerolínea registra pérdidas operativas desde 2009, mientras British Airways tiene ganancias