Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tras recortar su beneficio trimestral un 64%

ING suprimirá 2.350 empleos de banca y seguros, más de la mitad en Europa

Los despidos no afectarán a la filial española

Los beneficios caen un 64% en el tercer trimestre

“Una decisión dolorosa, sobre todo por lo bien que ha trabajado todo el mundo, pero inevitable”. Así ha justificado este miércoles Jan Hommen, consejero delegado del grupo holandés ING, el despido de 2.350 personas hasta 2015. Un millar desaparecerá del apartado de banca comercial. Otras 1.350 de la aseguradora Nationale-Nederlanden. “Nuestros clientes quieren otros productos de pensiones y de ahorro. La compañía está obligada, por tanto, a reforzar su capital para sostener el negocio de seguros y el bancario. No hay más remedio”, ha añadido Hommen, para después anunciar unos beneficios netos de 609 millones de euros, un 64% menos que en el tercer trimestre del año pasado.

La plantilla de ING Direct España no se verá afectada por los recortes (según Europa Press). La filial cuenta con 1.000 empleados, y fuentes de la firma señalan que tienen en estos momentos 20 puestos vacantes por cubrir. La cifra de trabajadores despedidos en Holanda, por el contrario, no está todavía clara.

Fred Polhout, portavoz del sindicato bancario holandés, ha calificado los planes de ING de “burla para los trabajadores”. En su opinión, Nationale-Nederlanden va a ser tocada porque ha perdido clientes. “Productos como los seguros de vida, o los fondos inversión, tiene poca salida estos días”, asegura. El grupo ING contaba en septiembre pasado con un total de 86.881 trabajadores (un 2,2% menos que en 2011). “Hay un convenio en marcha y esperamos que los nuevos despedidos puedan acogerse al mismo”, dice Polhout.

La reorganización de Nationale-Nederlanden permitirá ahorrar unos 200 millones de euros anuales hasta 2014. En la banca comercial se espera un ahorro de 260 millones de euros al año hasta 2015. “Necesitamos reforzarnos para que los seguros y la banca se sostengan solos. El futuro de los mercados es todavía inseguro, y la separación de funciones debe contar con garantías sólidas”, según la dirección de ING.