Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El principal accionista de EADS se opone a la fusión con BAE Systems

Lagardère considera "insuficientes" las condiciones de acercamiento de las dos empresas

El Eurofighter, del consorcio EADS, en la feria de vuelo de Berlín, Alemania.
El Eurofighter, del consorcio EADS, en la feria de vuelo de Berlín, Alemania.

El grupo Lagardère, dueño del 7,5% de las acciones del grupo aeroespacial europeo EADS, ha torpedeado hoy en público la marcha de las negociaciones de la fusión con la británica BAE Systems al exigir que se revisen las condiciones” para “tener en cuenta los intereses del accionariado francés que controla EADS”.

Los detalles de la unión entre los dos grupos de aeronáutica y Defensa, que daría origen al líder mundial de la aviación civil y militar, se deben conocer el 10 de octubre, pero la posición del accionista francés de referencia en EADS supone un serio problema. Según Lagardère, “las condiciones de la fusión no son satisfactorias” ya que la operación “no creará valor para EADS”.

El grupo mediático, cuyo primer ejecutivo, Arnaud Lagardère, es también presidente de EADS, no había escondido su malestar desde que hace dos semanas empezó a negociarse la fusión. El grupo pasaría del 7,5% actual a un 5% del grupo resultante, y ha recordado que tiene derecho a vetar la operación, igual que el alemán Daimler, el otro gran socio privado de EADS, que controla el 22,5% alemán de las acciones. Lagardère había anunciado su deseo de salir del grupo cuando entre en servicio en Airbus A 350 XWB, a mediados de 2014. Y Daimler también quiere vender.

Lagardère posee un 7,5% de EADS, propietario del constructor aeronáutico Airbus

El proyecto de fusión prevé que EADS se haga con el 60% del capital del nuevo grupo, mientras BAE se quedaría con el 40%, pero esta división no gusta ni a Francia ni a Alemania. París, Berlín y Londres mantendrían una acción de oro destinada a impedir que ningún socio posea más del 15% y a garantizar una mayoría europea en el consejo de administración. El presidente y el consejero delegado, según ha trascendido, también serán europeos, en un intento por defender intereses estratégicos relativos a la seguridad nacional. Una fuente cercana a las negociaciones afirma que “los Estados tienen sus derechos porque son Estados, no porque sean accionistas”.

La fusión parece más complicada que hace unos días, y los medios franceses hablan de pulso entre Francia y Berlín sobre la posible presencia de los Estados en el futuro grupo. Los máximos ejecutivos de BAE y EADS, Tom Enders e Ian King, publicaron el domingo una tribuna en la web de Le Monde que intenta disuadir a Berlín de controlar el consejo de un líder del sector. Berlín quiere que París también salga del capital, y a cambio pide concesiones.