Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS EURO

El BCE vigilará a todos los bancos de UE y podrá conceder o retirar licencias

La canciller alemana, Angela Merkel (i), y su homólogo austriaco, Werner Faymann, reunidos en Viena hoy. Ampliar foto
Merkel advierte de que el papel del Banco Central Europeo estará condicionado y controlado  La canciller alemana, Angela Merkel (i), y su homólogo austriaco, Werner Faymann, reunidos en Viena hoy. EFE

Según el documento, de 33 páginas y 28 artículos, este mecanismo de vigilancia entrará en vigor en enero de 2013 de manera gradual hasta su total aplicación en 2014.

El proyecto de vigilancia prevé que en 2014 todos los bancos de la eurozona, unos 6.000, y no solo los llamados sistémicos (las grandes entidades), pasen a ser supervisados por el Banco Central Europeo (BCE).

A esta medida puede oponerse Berlín, ya que el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, había declarado hace algunos días que Alemania quiere que el BCE se limite a vigilar las entidades sistémicas y pretende mantener el control de sus bancos regionales.

Según la propuesta que realizará el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, entre las nuevas tareas del BCE éste se encargará de conceder las licencias bancarias en la eurozona y también de retirarlas en caso de que se incumplan las obligaciones.

Asimismo, según el documento, el "BCE se encargará exclusivamente de los puntos clave de la supervisión indispensables para localizar los riesgos relativos a la supervivencia de un instituto de crédito".

El resto de las obligaciones de vigilancia diaria de los bancos, según se lee en la introducción redactada por el comisario europeo de Mercado, Michel Barnier, seguirán estando en manos de las autoridades nacionales.

Además, según el artículo 4 del documento, el BCE se encargará de analizar las adquisiciones y ventas importantes entre bancos, y podrá exigir a éstos aumentos de capital en caso de riesgos.

El BCE "podrá pedir ayuda a las autoridades nacionales de supervisión a la hora de adoptar decisiones", pero cada país después tendrá que seguir la instrucciones dadas por este organismo central.

Bruselas propondrá la creación dentro del Banco Central Europeo de una institución separada, una especie de consejo de supervisión bancaria, que estará formada por representantes del BCE y supervisores de cada país.