Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alemania prolonga la racha y vende su deuda a cinco años a un interés mínimo

El Tesoro alemán emite 3.354 millones a un 0,31% de interés frente al 6,7% que paga España

La oferta ha sido alta pero no lo suficiente para alcanzar el objetivo máximo de 4.000 millones

El Tesoro alemán ha colocado este miércoles 3.354 millones de euros en bonos a cinco años con una fuerte demanda y al interés más bajo de historia, según ha informado el Bundesbank en un comunicado. Sin embargo, pese al apetito de los inversores por su deuda, convertida en el valor refugio de renta fija por excelencia frente a la crisis del euro, se ha quedado a 645 millones del objetivo máximo de la subasta, fijado en 4.000 millones.

En concreto, el Tesoro germano ha colocado 3.354,4 millones de euros en bonos con vencimiento el 7 de abril de 2017 a un interés del 0,31%, por debajo del 0,52% registrado en la anterior emisión similar celebrada el 4 de julio y el más bajo de su historia. Con ello, el instituto emisor prolonga la tendencia a la baja en el coste de sus subastas porque los inversores están dispuestos a sacrificar rentabilidad a cambio de la seguridad que le ofrece la deuda alemana. A los mismos plazos, España debe pagar un máximo de 6,798%.

Asimismo, el ratio de cobertura ha descendido ligeramente desde las 2,7 veces de la anterior subasta a cinco años celebrada a principios del mes pasado hasta las 2,6 veces, ya que la demanda ha sido de 8.629 millones de euros. En cuanto al dinero que no ha colocado, la Agencia de Finanzas Alemana se ha guardado los 645,7 millones de euros para operaciones en los mercados secundarios.

El resultado de la subasta alemana confirma, además, la tesis de que la crisis de deuda del euro ha partido en dos grupos a los socios del euro. Por un lado están los que se están beneficiando de la desconfianza que pesa sobre el sur de Europa, como la propia Alemania, pero también Austria, Holanda, Francia o Finlandia. Estos países han llegado a colocar deuda a intereses negativos, algo desconcido en la era euro, y que significa que los compradores están dispuestos a perder una cantidad determinada de dinero por asegurar su inversión.

En el otro grupo, en el de cola, se encuentran los ya rescatados Grecia, Irlanda, Portugal y España e Italia, que han visto como los intereses que los inversores reclaman por su bonos y letras se ha disparado a máximos de este periodo. Este el precio a cambio de superar sus dudas.