Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Eurogrupo exigirá más fondos a los bancos a cambio de la ayuda

Todas las entidades deberán tener un capital de máxima calidad del 9%

Los activos del banco malo se tasarán a un valor razonable y no de mercado

El ministro de Economía, Luis de Guindos, escucha al presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker
El ministro de Economía, Luis de Guindos, escucha al presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker REUTERS

Las líneas maestras del rescate a la banca española ya están claras por fin. En una reunión que se celebrará hoy, los ministros de Finanzas de los 17 países de la Eurozona forzarán al sector a hacer un esfuerzo importante para reforzar sus recursos propios. Todas las entidades españolas deberán elevar hasta el 9% su capital de máxima calidad o core capital, según fuentes europeas conocedoras de la negociación. El objetivo es incrementar los fondos que garanticen la viabilidad, incluso en una coyuntura muy negativa. Hasta ahora solo los bancos considerados sistémicos estaban obligados a alcanzar ese umbral del 9%.

El Eurogrupo reforzará además la supervisión y la obligación de la banca de suministrar información sobre sus necesidades. Con todas estas medidas, la UE espera que una crisis como la actual no vuelva a repetirse. El problema es que los nuevos requisitos de capital amenazan con restringir aún más el crédito y, por tanto, hacer todavía más difícil la salida de la recesión.

Todo apunta a que, en su encuentro de hoy, los responsables de Finanzas asumirán un acuerdo político que, una vez que haya pasado por los Parlamentos de países como Alemania, quedará ratificado en un memorándum. Este contrato se aprobará, casi con toda seguridad, en un Eurogrupo el próximo 20 de julio. Será a partir de entonces cuando el dinero esté disponible. Las entidades podrán ir disponiendo de una línea de crédito con el tope de 100.000 millones de euros. Habrá que esperar hasta entonces para saber a cuánto asciende finalmente la factura generada por los excesos cometidos por los bancos.

Las entidades españolas se dividirán en cuatro grupos: las que no necesiten capital (básicamente, los tres gigantes del sector); las ocho nacionalizadas; las que precisen capital y no lo puedan captar en el mercado; y a las que les haga falta, pero tengan medios para acceder a él al margen de las ayudas públicas.

Las primeras en completar la recapitalización serán las que están en manos del Estado (Bankia, Banco de Valencia, Novacaixagalicia, Unnim, Catalunyacaixa, CAM, Cajasur y Caja Castilla La Mancha, ahora dentro de Liberbank). Está previsto que este proceso se lleve a cabo durante el verano. La inyección de fondos en el sistema financiero español deberá quedar lista en marzo de 2013, plazo previsto para que aquellos que necesiten fondos y no puedan lograrlos por sus propios medios completen su financiación a través del fondo de rescate.

En las negociaciones también se habla de una posible quita en las preferentes

Entremedias, las cuatro principales auditoras (Deloitte, PwC, Ernst & Young y KPMG) deberán presentar al Gobierno el 31 de julio un informe en el que detallarán los fallos de cada entidad en sus carteras de créditos. Después habrá que esperar a mediados de septiembre para que una consultora —casi con toda seguridad Oliver Wyman, que ya hizo con Roland Berger el primer análisis de la banca española— analice las tripas de las entidades una a una.

Será entonces cuando los bancos dispondrán de 15 días para cuantificar sus necesidades de capital. A partir de ese momento, la inyección de dinero se hará en unos seis meses. Fuentes del Ministerio de Economía aseguran que la recapitalización del sector está muy encarrilada y que se llevará a cabo en los plazos previstos sin dilaciones.

Habrá condiciones horizontales —las que afectan a todas las entidades— y otras destinadas solo a las que reciban ayudas. Entre estas últimas, se incluye la obligatoriedad de presentar un plan de reestructuración, que puede incluir la venta de activos, el cierre de oficinas, limitaciones en los bonus de los directivos…

Fuentes comunitarias añaden que, aunque está sujeto a la negociación de última hora, es muy probable que también se apruebe una quita para los bonistas júnior (los que tienen acciones preferentes y subordinadas). El objetivo de esta medida sería que la recapitalización no la paguen solo los contribuyentes, sino también los accionistas. Parece descartada, sin embargo, la idea de endurecer la ratio entre depósitos y préstamos que cada banco debe respetar. Esta medida habría generado un fuerte descontento en el sector y podría haber contribuido a agravar la recesión, ya que habría supuesto una restricción del crédito.

Además de establecer las características del préstamo —plazo de devolución, tipos de intereses, periodo de carencia—, el Eurogrupo está de acuerdo en la creación en España de un banco malo, también conocido como sociedades de gestión de activos. El acuerdo, que en las horas previas a la reunión de los ministros ya está casi cerrado, incluye que estos activos se contabilicen a su valor razonable, y no al de mercado, lo que supone un cierto alivio para el sector.