Aceite de oliva con acento portugués

El grupo Sovena disputa el liderazgo mundial del sector a la española Deoleo

Planta de envasado de la compañía Sovena, que fabrica aceite de oliva para Mercadona bajo la marca Hacendado.
Planta de envasado de la compañía Sovena, que fabrica aceite de oliva para Mercadona bajo la marca Hacendado.

A finales de la década de los noventa, varias familias pudientes sevillanas y cordobesas ligadas al sector del aceite y algunas empresas —entre las que se encontraba la vieja SOS— aterrizaban en Portugal con la compra subvencionada de tierras para plantar unas 30.000 hectáreas de olivos. Unos años después, en 2004, de la mano de Jesús Salazar, el grupo SOS iniciaba su entrada en Italia a golpe de talón con la compra de Minerva, a la que siguieron las de Bertolli y Carapelli para formar el mayor grupo aceitero de oliva del mundo con unas ventas hoy de 250.000 toneladas del producto y otros 100.000 toneladas de aceite de semillas. El aceite de oliva en todo el mundo pasaba de hablar italiano a hacerlo en castellano.

Pero mientras el capital español impulsaba los olivares portugueses y se hacía con las principales firmas italianas a precios elevados, una empresa portuguesa, Sovena, integrada en el grupo Nutrinveste, desembarcaba discretamente en tierras sevillanas y crecía hasta disputar hoy a la actual Deoleo el liderazgo en el mercado del aceite y adquiría además miles de hectáreas en su país de origen a los inversores españoles. Hoy, el aceite de oliva, además de italiano y castellano, habla portugués.

Las ventas al grupo Mercadona son el 44% de toda su facturación

Nutrinveste es un grupo empresarial nacido a comienzos del siglo XX con una fuerte presencia en diferentes sectores alimentarios, pero también en otras actividades industriales. Tras la Revolución de los Claveles, en 1974, el grupo fue expropiado y sus dueños salieron del país para iniciar su actividad empresarial en Brasil. En 1984, el grupo Jorge de Mello decidió regresar a Portugal con la compra de Alco, a la que siguieron otras empresas, como Lusol y Sovena, para optar más tarde por centrar su negocio en el aceite.

En su estrategia para crecer en el sector del aceite, el grupo portugués intentó la compra de empresas italianas. A diferencia del español Jesús Salazar, a los Mello les parecieron caros los precios de Italia y optaron por crecer desde más abajo en España.

La familia aceitera de los Azría, instalada en Marsella, a través de la firma Frahuil-Frint España habían adquirido una planta a la familia Elosúa en la localidad sevillana de Brenes, Agribética, y ahí levantaron un gran complejo industrial para abastecer de aceite a España y al norte de África. Las cosas no les salieron como esperaban. La empresa entró en suspensión de pagos con varias entidades financieras atrapadas: Caja Madrid, con 24 millones de euros, Aresbank, con otros 24, y el fondo 3i. En 2002 los acreedores optaron por liquidar la herencia de los Azría con unas ventas de 43.000 toneladas de aceite y dieron entrada en el sector español, por solo 15 millones, a Sovena.

“Cuando hicimos la compra”, señala el director general, Luis da Cunha Folque, “no sabíamos que teníamos dentro un caballo ganador. Agribética ya era proveedor del grupo Mercadona y en la actualidad somos interproveedores”.

Sovena es la mayor exportadora de aceite de oliva, con 69.000 toneladas

Desde su llegada a España, el grupo no ha parado de crecer. En el último ejercicio, las ventas de Sovena España ascendieron a 138.000 toneladas de aceite de oliva. De ese volumen, 69.000 toneladas corresponden a la exportación y otras 69.000 toneladas al mercado interior, de las que 62.000 son ventas en Mercadona bajo la marca Hacendado o Gan Selección Cooperativa, aceite suministrado por la cooperativa Oleoestepa. Otras 5.000 toneladas son graneles, principalmente para conserveras. A estas cifras se suman 69.000 toneladas de aceite de oliva para la exportación, lo que sitúa a Sovena como el primer exportador español. Además, vende otras 50.000 toneladas de aceites de semillas. Las ventas de aceite de oliva de todo el grupo son de 161.000 toneladas y otras 283.000 de semillas, lo que da una cifra igual a la de Deoleo (antigua SOS).

El director general de Sovena cree que el comercio exterior es una clara vía para el crecimiento del mercado del aceite de oliva. Pero entiende también que es preciso reforzar y unificar los trabajos para dar a conocer más el producto en nuevos mercados. Luis C. Folque apuesta por trabajar en positivo y responder a los retos del sector en colaboración con la interprofesional del aceite de oliva y con la Agencia para el Aceite de Oliva.

El conjunto del grupo portugués facturó 940 millones de euros en 2011, de los que 419 correspondieron a España y donde solo las ventas a Mercadona suponen el 44% de sus ingresos.

Luis C. Folque explica que su crecimiento en España se ha debido fundamentalmente a su estrecha relación con Mercadona. No cree que sea un riesgo tener tanta dependencia de una sola firma siempre que se hagan bien las cosas, sin dormirse en los laureles, con competitividad y calidad y cumpliendo las exigencias del grupo distribuidor, entre las que se halla que todo el aceite que se entregue sea de origen nacional.

Terratenientes olivareros

Además de aceitera, Sovena es una de las mayores empresas propietarias de olivares, con cerca de 12.000 hectáreas. Tiene la posibilidad de seguir creciendo en Portugal a precios bajos, comprando a quienes hace unos años decidieron poner plantaciones con el aceite a 3 euros por kilo frente a los 1,60 euros del mercado actual.

Antes de su desembarco en España en la actividad industrial, el grupo ya disponía de 1.300 hectáreas en Marruecos, 900 hectáreas en Extremadura y 4.500 en Portugal. A esa cifra se suman las 5.200 hectáreas de olivares intensivos pertenecientes al grupo SOS en Portugal, plantadas por el denominado Proyecto Tierra impulsado por los anteriores gestores del grupo para lograr un determinado porcentaje de autoabastecimiento. Estas superficies fueron adquiridas por Sovena, con la empresa Elaia, por 91 millones de euros al 50% con la sociedad de capital riesgo Atitlan, ligada al grupo Mercadona. La producción de aceite propio del grupo Sovena se sitúa en unas 20.000 toneladas.

Sovena España opera en el mercado interior solo bajo la marca de la gran distribución, en su caso con la de Mercadona. Pero el grupo, señala el director general, se adapta a las condiciones y exigencias de cada país, conjugando la marca de la distribución con marcas propias como es el caso de Estados Unidos con las marcas Olivari, Gem, Bellezza, Puglia y Castello, en Brasil con la marca Andorinha o en el mercado portugués, donde es líder con las marcas Oliveira da Serra en oliva y Fula en semillas. También opera en los mercados de Marruecos y Túnez.

Para el aprovisionamiento de aceite de semillas, el grupo adquiere parte importante de la materia prima en el mercado español. En el caso del aceite de oliva, Sovena mantiene una política de acuerdos con 140 cooperativas andaluzas, extremeñas y de Castilla-La Mancha, tratando de adaptarse a las condiciones de cada una, sin que haya un contrato tipo.

De Sovena surgieron rumores hace un tiempo sobre la posibilidad de su desembarco en el grupo SOS, actualmente, Deoleo. Hoy se han apagado esos ecos, pero la realidad es que ambos grupos mantienen unas buenas relaciones. La operación más reciente ha sido la constitución de una sociedad al 50% basándose en la planta molturadora de semillas propiedad del grupo español en Andújar. Deoleo aportó a la sociedad la planta, valorada en 4,5 millones de euros, y cada parte paga en función de la pipa molturada.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS