_
_
_
_
_
OBITUARIO

Max Mazin, un líder de la comunidad hebrea en España

Mazin nació en un shtetl (aldea judía) en las cercanías de Vilna, donde casi toda su familia fue asesinada durante la invasión nazi

‘IN MEMORIAM’

La arrogancia adolescente me impulsó a contradecirle durante una entrevista con un periodista en la que se hablaba del reparto territorial de Palestina de 1947. Me miró sorprendido, arrugó el entrecejo y tras consultar la Enciclopedia judaica, no tuvo ningún empacho en reconocer el acierto del joven orgulloso que tenía delante. Me dio la razón. Este era Max Mazin, mi respetado, admirado y querido maestro.

Una larga trayectoria personal y dificilísimos momentos familiares forjaron una personalidad despierta, inteligente, precisa, inquieta y muy preocupada por el devenir del pueblo judío y del Estado de Israel. Max Mazin nació en un shtetl (aldea judía) en las cercanías de Vilna, donde casi toda su familia fue asesinada durante la invasión nazi de los territorios rusos. Max Mazin sobrevivió. También resistió el antisemitismo estalinista, residió en Polonia y en Bélgica hasta recalar en España a principios de los cincuenta, en el seno de cuya sociedad se integró perfectamente.

Pese a la política oficial del régimen franquista, Max Mazin trabajó y luchó por los derechos de los judíos residentes en España, y en Madrid en particular. Como presidente de la Comunidad Judía de Madrid, nunca estableció diferencia alguna entre los judíos de origen español (sefardíes) y los centroeuropeos (ashkenazis). En 1969 consiguió la autorización oficial del Ministerio de Justicia para inaugurar la primera sinagoga que se abría al culto hebreo en Madrid tras la expulsión de los judíos en 1492.

Junto a otros lideres judíos españoles, trabajó por la Ley de Libertad Religiosa, por la fundación de la Amistad Judeo-Cristiana, el establecimiento en España de B’nai B’rith y de la Anti Defamation League, la fundación de la Asociación de Amistad España-Israel y la normalización de las relaciones diplomáticas entre España e Israel.

Como miembro destacado de la comunidad hebrea en España, se implicó con un grupo de jóvenes estudiantes judíos en la creación del Grupo Sionista Independiente y la revista Garin. Fue un sionista militante que respetaba tanto la aportación de la línea izquierdista del sionismo de Moshé Hess y de David ben Gurión como la línea llamada revisionista de Vladimir Jabotinsky y de Menahen Begin. En la vida social y empresarial española, Max Mazin fue también uno de los promotores iniciales de la CEIM y de la CEOE. Por sus méritos fue condecorado por el Gobierno español con la Encomienda del Mérito Civil y la Gran Cruz de Isabel la Católica.

En 1980, sobrevivió a un atentado terrorista llevado a cabo por Ali Salman, miembro de una célula clandestina del entramado terrorista palestino. Una confusión del terrorista causó la muerte de Eduardo Cotelo Villarreal, vecino de Mazin y padre de nueve hijos.

La Federación de Comunidades Judías en España quiere rendirle un sincero tributo póstumo, tanto por su calidad humana como por su dimensión de líder judío nacional e internacional y superviviente de la Shoá, el genocidio del pueblo judío por la Alemania nazi.

Isaac Querub Caro es el presidente de la Federación de Comunidades Judías de España

 

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_