Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iberia emplea la reforma laboral para recortar el convenio de los pilotos

Fomento reúne a los dos bandos del conflicto

El Sepla pide un arbitraje forzoso

La aerolínea acusa a sus pilotos de ser los más improductivos de España

Pasajeros ante los mostradores de Iberia en Barajas
Pasajeros ante los mostradores de Iberia en Barajas EFE

Fuego cruzado en la tercera jornada de huelga en Iberia. Por una parte, los pilotos reclaman un arbitraje obligatorio que halle una salida al conflicto generado por la creación de la filial de bajo coste Iberia Express. Por otra, la aerolínea emplea la recién aprobada reforma laboral para rebajar el convenio en vigor y acusa a los pilotos de ser los más improductivos de España. Y en medio, el Ministerio de Fomento trata de buscar una solución a una pelea que amenaza con hacer perder a la empresa decenas de millones de euros, dejar en tierra a miles de viajeros y dañar una economía tan necesitada de buenas noticias como la española.

Tras las dos reuniones consecutivas (con los máximos responsables del Sepla y de Iberia) organizadas ayer, la ministra Ana Pastor advirtió a ambas partes de que “es mejor un mal acuerdo que un buen laudo”. La aerolínea tiene ahora el encargo de remitir a Fomento un documento con las discrepancias con los pilotos. Una vez recibido, el ministerio enviará el texto a los pilotos para que den su opinión. Será entonces cuando Fomento “actuará en consecuencia”, dijo Pastor, que no descartó el arbitraje forzoso que horas antes había pedido el presidente del Sepla de Iberia, Justo Peral.

La reunión se celebró poco después de que Iberia convocara a los pilotos a una reunión que se celebrará hoy para tratar la necesidad de “proceder a la inaplicación de determinadas condiciones del convenio colectivo de pilotos por causas de carácter productivo, económico y organizativo”. Con este movimiento, la aerolínea hace uso de la reforma laboral para rebajar unas condiciones que considera que están fuera de mercado. Según el decreto ley aprobado por el Gobierno, las empresas que acumulen seis meses consecutivos de caída de ingresos o ventas —categoría en la que entra Iberia— pueden modificar las condiciones del convenio colectivo. Los pilotos, que es muy posible que no acudan hoy al encuentro, interpretan que Iberia hace este anuncio para forzar que el arbitraje se haga sobre el convenio en vigor y no sobre lo que ellos consideran el corazón del conflicto: Iberia Express.

Este anuncio llegó poco después de un durísimo comunicado de Iberia contra sus pilotos. La empresa acusa a los responsables de convocar 30 jornadas de huelga (todos los lunes y viernes del 9 de abril al 20 de julio) de ser los pilotos menos productivos de España y de poner en riesgo el futuro de la compañía.

Según la empresa, la media de horas de vuelo que realizan al año sus pilotos es de 650, frente a las 900 que permite la legislación vigente, y las más de 800 habituales en las compañías de corto radio de la competencia. Iberia achaca además al Sepla un historial plagado de huelgas (26 convocatorias, en los últimos 30 años). “Un récord que posiblemente no iguale ninguna empresa”, señala el texto.