Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El FMI exige a Egipto un acuerdo sobre los presupuestos

El organismo negocia un préstamo de 3.200 millones de dólares con el país africano

Logotipo del Fondo Monetario Internacional.
Logotipo del Fondo Monetario Internacional.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) pide a la clase política egipcia un consenso sobre un programa económico como condición necesaria para otorgar un préstamo de 3.200 millones de dólares. El organismo, que ayer finalizó su misión de dos semanas en El Cairo, ha exigido un acuerdo ampliamente respaldado por los distintos actores políticos sobre todo respecto a los presupuestos para 2012-2013.

Las pretensiones del FMI apuntan muy en alto: mantener la estabilidad económica durante el actual periodo de transición y al mismo tiempo fomentar el crecimiento y proteger a las franjas más débiles de la población y, además, alcanzar un consenso unánime entre los partidos.

Las dos partes negocian un préstamo desde principios de año, tras el fallido intento del pasado mes de noviembre. La sustancial diferencia desde entonces es que Egipto se encuentra ante un grave problema de liquidez, con unas reservas reducidas en un 50% frente a los niveles anteriores a las protestas.

"Al centro de la mesa de negociación están por un lado las condiciones de transparencias exigidas por el FMI y por el otro el temor a la injerencia extranjera de la opinión pública y el miedo de los Hermanos Musulmanes, principal fuerza del Parlamento, a que el Gobierno de transición malgaste la ayuda", según Kristina Kausch, investigadora del think tank FRIDE. 

Lograr estabilidad y contener el gasto públicoson los principales retos de la era post Mubarak

Pese a la oposición de la izquierda y de los social demócratas egipcios, el FMI considera que sus delegados han mantenido “conversaciones productivas con los partidos políticos locales”, como destaca el organismo en un comunicado y asegura que en las próximas semanas se mantendrá en contacto con El Cairo para seguir la preparación del programa.

Reestructuración de las políticas económicas

Lograr estabilidad y contener el gasto público al tiempo que se reducen los ingresos de sectores claves como el turismo serán los principales retos a los que tiene que enfrentarse el Egipto post Mubarak.

“Las finanzas egipcias están en muy mal estado: el déficit público ha aumentado de manera notable”, explica en conversación telefónica Ibrahim Awad, profesor de Administración Pública de la Universidad Americana de El Cairo.

“Un acuerdo entre el Gobierno de transición y el FMI, sin embargo, es posible”. Con un matiz: “las autoridades deben hacer un esfuerzo para operar una verdadera reestructuración de las políticas económicas y aceptar la reducción de los subsidios a sectores como energía y producción, por muy impopular que pueda resultar”.

El verdadero obstáculo, de acuerdo con Awad, es la situación política inestable del país, en plena campaña electoral para las elecciones presidenciales, la indignación por la candidatura de Omar Suleimannúmero dos del Raís— y la reciente suspensión de la Asamblea Constituyente.