Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
MULTIRRIESGO DEL HOGAR

Seguros de andar por casa

El multirriesgo del hogar crece un 4,43% pese a la crisis económica

El cliente puede contratar servicio de bricolaje, de reparación de ordenadores y orientación médica

Cada vez son más los asegurados que conocen y controlan las coberturas que incluyen sus pólizas del hogar. Ampliar foto
Cada vez son más los asegurados que conocen y controlan las coberturas que incluyen sus pólizas del hogar.

Seguras, pero cada vez más flexibles y adaptadas a un propietario cambiante, más tecnológico y exigente. Así son las nuevas pólizas del hogar que ofrecen las compañías: seguros casi a la carta, modulares, con más coberturas, con precios de guerrilla y con gestiones que se liquidan con una llamada o un clic. O mejor. Hay aseguradoras como Axa que permiten dar un parte a través del iPhone o un smartphone.

Un paso adelante que explica que el seguro multirriesgo del hogar haya cerrado 2011 con un crecimiento del 4,43% pese a la crisis económica, según la Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras (Unespa).

Además, a las coberturas más básicas y clásicas de incendio, daños por agua, robo, responsabilidad civil o rotura de cristales se han sumado otras mucho más novedosas. ¿O no lo es un servicio de bricolaje y manitas a domicilio para colgar cuadros, montar muebles o arreglar una persiana o un grifo? “Queremos que la póliza se saque del cajón cuando se necesita cualquier ayuda en casa”, señala Carlos Moreno, product manager de hogar del Grupo Liberty Seguros.

“La tendencia en seguros del hogar son los productos con garantías de base limitadas y con un mayor abanico de opciones para acomodar precio y coberturas”, señala Javier Bargueño, responsable del área de multirriesgos de Santalucía Seguros.

En esta lista no podía faltar la asistencia informática y multimedia, con atención presencial, telefónica y sin límites de ordenadores o equipos (GPS, cámaras digitales…). Otra novedad. La defensa jurídica ante impagos de las rentas de alquiler por parte del inquilino y daños en la vivienda alquilada.

Mapfre añade otras, como la orientación médica telefónica y, desde este mismo año, un servicio de reparación de electrodomésticos de línea blanca que incluye el desplazamiento, las piezas y tres horas de mano de obra por intervención. “Es un producto de hogar dirigido a facilitar la vida cotidiana del cliente y no solo vinculado al siniestro”, señalan en esta compañía con más de 2,8 millones de hogares asegurados.

La póliza modular garantiza más coberturas en función del desembolso

Otras van más allá: ClickSeguros gestiona la reserva de billetes de avión y habitaciones de hotel en cualquier lugar del mundo.

Línea Directa Aseguradora es una de las compañías que rompió el concepto tradicional de seguro de hogar en 2007, cuando lanzó un producto que permitía contratar de una a 23 coberturas. “Un cliente puede asegurar su televisión o su casa completa, lo que nos permite adaptarnos mejor a las necesidades reales de cada asegurado”, indica Francisco Valencia, director de Gobierno Corporativo de Línea Directa.

Aunque para la organización de consumidores OCU, las compañías “presumen de flexibilidad, pero pocas veces se adaptan a las necesidades específicas del asegurado”, lo cierto es que el sector empieza a dejar de estar encorsetado. Ha apostado por la póliza modular en la que se garantizan más coberturas en función de la modalidad de contratación y del desembolso que el cliente esté dispuesto a realizar. “Es lo mismo que sucede con las pólizas de automóvil”, explican en Liberty Seguros.

Por ejemplo, esta aseguradora ha incluido el bricolaje y la asistencia informática y jurídica en sus tres opciones de contratación del seguro del hogar (Basic, Plus o Premium), incluso en la póliza más económica. Pero Axa solo en las pólizas premium.

En Mutua Madrileña se pueden contratar de forma opcional con un mínimo encarecimiento de la prima. En los últimos meses esta compañía ha enriquecido su oferta tradicional con nuevos productos, como el Básico, un 25% más barato; el Fácil, dirigido a jóvenes que requieren un seguro ligado a su hipoteca; y otros específicos para segunda vivienda.

Coberturas o precio. Es el dilema al que se enfrenta el propietario. Un seguro más amplio tiene una prima superior.

En los últimos años el cliente ha sido testigo de una guerra de precios

En Pelayo, que comercializa cuatro pólizas distintas, el 80% de los clientes contrata la opción completa de seguro y garantías opcionales. El resto se decanta por la póliza básica más barata. Eso sí, “cuando optemos por un seguro así hemos de comprobar que las coberturas básicas como incendio, robo, daños por agua y fenómenos meteorológicos estén aseguradas hasta el 100% de los capitales de continente y contenido, para no tener sorpresas desagradables en un siniestro importante”, dicen en esta compañía.

Por ejemplo, si el seguro solo garantiza los daños por agua hasta 6.000 euros el propietario podría quedar desprotegido en caso de inundación. Como curiosidad, en España se produce una gotera cada diez segundos, tres millones de goteras al año, cuyo coste anual ronda los 900 millones de euros, indican en Unespa. No está de más tener cubiertos estos riesgos.

En los últimos años el consumidor se ha visto apabullado con una guerra de precios ante la llegada de los seguros low cost. ¿Hay que desconfiar?

La diferencia entre pólizas se debe a la existencia o no de intermediaros. “El modelo directo es más eficiente. Al prescindir de comisiones de venta y de redes de oficinas, pueden comercializar sus productos a precios más competitivos. La prueba es que las principales compañías intermediarias han acabado creando sus propias aseguradoras directas o comercializando directamente sus productos a través del teléfono e Internet”, según el director de Gobierno Corporativo de Línea Directa.

La última en llegar con ganas de revolucionar el mercado es Nuez Seguros, una compañía de Bankinter. Ofrece una única póliza multirriesgo que asegura tres bienes diferentes: el coche, la casa y la moto, ofreciendo un único precio y vencimiento. Además, por el precio de un seguro regala los otros dos durante la primera anualidad, lo que permite al cliente ahorrar hasta 700 euros en sus seguros. “El ahorro para el cliente, promoción aparte, ronda el 30% de media respecto a los precios que ofrece el sector”, señala José Luis Díaz, director de Nuez.

¿Cuánto cuesta una póliza? El precio inicial se establece en función de lo que costaría reconstruir la vivienda, los metros cuadrados y la calidad de la construcción. La actualización se realiza en base a la evolución de IPC.

Hay que recordar que a diferencia del seguro de auto, el de hogar no es obligatorio en España, por lo que no existen unas coberturas mínimas obligatorias. A falta de los datos definitivos de Unespa relativos a 2011, en 2010 la tasa de aseguramiento de viviendas se situó en el 62%.

A la hora de contratar una póliza hay que valorar correctamente tanto el continente como el contenido de la vivienda y revisar si se tienen objetos de valor especial para declararlos en la póliza (joyas, antigüedades, etcétera).

En la valoración debe tenerse en cuenta todo el mobiliario y los electrodomésticos, no solo lo que sea fácil de robar, ya que en caso de siniestros importantes podría producirse una importante reducción en el patrimonio.

Según un estudio de Línea Directa Aseguradora realizado en 2008 casi la mitad de los encuestados ignoraba qué coberturas tenía contratadas. Además, según el informe, más de tres millones de españoles no sabían cuál era su compañía.

Las cosas han cambiado. Actualmente, hay pocas coberturas que los asegurados ignoren. “Quizá a veces no es recordado algunos de los servicios como cerrajero de emergencia —si no nos abre la cerradura o nos hemos dejado las llaves puestas— y otro como la asistencia informática —cualquier problema con los ordenadores de nuestra casa— tiene poca utilización”, señalan en la aseguradora Pelayo.

 

Más fraudes

S.L.L.

En tiempo de crisis crece el fraude, la picaresca. Más de un asegurado ha caído en la cuenta de que engañar al seguro permite obtener un dinero extra. Los principales motivos de fraude son declaraciones de siniestros inexistentes o con sobrevaloración, explican en Mutua Madrileña. En los siniestros de hogar se detecta un incremento en los robos en la casa y atracos en la calle, en los dos casos por simulación de delito y aumento de los objetos robados. Además, crecen los casos en los que se contrata la póliza después de la ocurrencia de un siniestro, explica Carlos Moreno, product manager de hogar del Grupo Liberty Seguros. Esta situación se da en los siniestros de daños por agua ocasionados a terceros perjudicados y propios de la vivienda asegurada.

También hay fraudes en los daños eléctricos a electrodomésticos, ya que se declaran en muchas ocasiones averías de electrodomésticos como daños por sobretensiones eléctricas, dicen en Pelayo.