Yahoo! reorganiza su estructura en tres bloques para superar la crisis

Los cambios pretenden ahorrar 287 millones al año y se aplicarán en mayo

El stand de Yahoo en la feria de la Electrónica de Las Vegas (EE UU) en 2008
El stand de Yahoo en la feria de la Electrónica de Las Vegas (EE UU) en 2008ROBYN BECK (AFP)

El proceso de transformación de Yahoo! ha entrado este martes en su segunda fase, con la presentación por parte de Scott Thompson de su nueva estructura a los empleados. El nuevo consejero delegado de la puntocom ya dijo la semana pasada que quería una compañía más pequeña y ágil. Para ello propone reorganizarla en tres divisiones: consumo, regiones geográficas y tecnología.

Los cambios empezarán a tener efecto el próximo 1 de mayo. Thompson dio el primer golpe de efecto días atrás con el anuncio del despido de más de 2.000 empleados, equivalente al 14% de su plantilla global. Y no está dicho en este momento que vaya a seguirle un ajuste mayor. El propósito es conseguir unos ahorros anuales de 375 millones de dólares (287 millones de euros) cuando culmine el ajuste.

El ejecutivo, que estuvo hasta enero al frente de la compañía PayPal, espera que la nueva estructura permita a la vez revertir la caída de los ingresos y acelerar el ritmo de innovación. La división de consumo se concentrará en medios, conexiones (web y email) y comercio electrónico. La de regiones lidiará con los anunciantes y la de la tecnología se centrará en la infraestructura.

Yahoo! necesita con cierta urgencia recuperar pulso para poder competir con su rival tradicional Google y nuevos actores en Internet como Facebook. El Nasdaq, la plataforma bursátil donde cotizan las tres, se debajaba un 1,7% a media sesión del  martes. Los títulos de Yahoo! perdían algo menos, cerca de un 1,2%. La sociedad presentará resultados el 17 de abril.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS