Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CNE pide poner freno a las centrales termosolares para atajar el déficit

El informe no menciona quitas en la deuda ni nuevas tasas a nucleares o centrales hidráulicas

Vista de la planta de energía termosolar de Solucar en Sanlucar.
Vista de la planta de energía termosolar de Solucar en Sanlucar.

El desequilibrio entre ingresos y costes en el sistema eléctrico, que sumará este año 23.312 millones de euros, es "insostenible". Así lo sostiene el informe elaborado por la Comisión Nacional de la Energía (CNE) a requerimiento del Ministerio de Industria. El documento, no vinculante y que cuenta con el voto particular del presidente del organismo, Alberto Lafuente, propone adoptar medidas a corto plazo "tanto sobre los costes de las actividades reguladas como sobre el aplazamiento de inversiones previstas en la planificación actual". Entre todas las medidas, destacan las referidas a las renovables y en especial a las centrales termosolares.

La CNE, aparentemente, ha aceptado los argumentos críticos de las empresas eléctricas tradicionales que advertían del próximo estallido de la llamada "burbuja termosolar". Así, el organismo propone revisar las primas que cobran este tipo de centrales, laminándolas en el tiempo, así como limitar al 5% "de la energía primaria" el uso de combustibles fósiles de apoyo al funcionamiento de sus instalaciones.

Las medidas de limitación de las centrales termosolares afectan, sobre todo, a un puñado de empresas que acumulan 2.525 Megavatios autorizados para instalción. Se trata de Abengoa, ACS, Acciona, Grupo Solar Milenium, Samca, Elecnor y Torresol. Las empresas tradicionales acusan a la energía termosolar de ser la más cara entre las renovables (320 euros MWh), con un coste anual de 2.000 millones anuales que se prolongaría durante 25 años si nada cambiara y no se adoptaran medidas. Las empresas termosolares, por supuesto, han rechazado las críticas.

Si se aceptan las medidas, los peajes deberían subir el 3% anual hasta 2014

Además de recortar las primas en renovables, la CNE propone limpiar la tarifa, que en los últimos años ha ido recogiendo y reconociendo costes en un contexto de aumento de la demanda que se ha acabado. Entre otras cosas, el organismo propone que los llamados costes extrapeninsulares, que compensan de alguna forma (sobre todo a Endesa) la prestación del suministro en las islas, se atiendan desde los presupuestos generales del Estado.

El informe, según se apresuraron a destacar fuentes del sector eléctrico, no menciona para nada posibles quitas en la deuda reconocida a las eléctricas ni la imposción de nuevas tasas a las centrales nucleares o hidreoléctricas al estilo de lo aprobado en otros países europeos, como Italia.

Por supuesto, el documento habla de tarifas. En este apartado sostiene que, sin adoptar medidas como las que propone, ni aumentando los llamados peajes (que suponen la mitad del recibo eléctrico) de forma moderada (2% anual hasta 2016 o 10% anual hasta 2015), ni de forma brusca (35,5% este año) se podría arreglar el problema. La apuesta es, por lo tanto, una combinación de revisión de tarifas, limpieza de costes y recortes en la actividad de renovables más costosa. En el caso de que se aceptara el conjunto de medidas para arreglar el déficit, el incremento de los peajes debería ser del 3% anual hasta 2014, con lo que quedaría resuelto en ese año. En cualquier caso, precisa la CNE, el sistema que registra un exceso de capacidad de generación (10%) que se mantendrá, al menos, hasta 2016.