Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FRANCISCO GONZÁLEZ | PRESIDENTE DEL BBVA

“La percepción de España ha dado un giro radical con el nuevo Gobierno”

El presidente del BBVA advierte de que lo importante de la reforma financiera será el resultado

“Y solo será un éxito si quedan entidades fuertes, sin injerencias políticas ni personales”

Entrevista videodigital con el presidente del BBVA Francisco González que se encuentra en México
Entrevista videodigital con el presidente del BBVA Francisco González que se encuentra en México

Es uno de los banqueros europeos que más viaja por todo el mundo. Incluso algunos le critican esa obsesiva inquietud internacional, pero le proporciona gran capacidad para conocer lo que se piensa de España en el exterior. Francisco González (Chantada-Lugo, 1944), presidente único del BBVA desde hace 10 años, afirma con entusiasmo: “La percepción sobre España ha cambiado completamente, ha habido un giro radical con el nuevo Gobierno”. González está ahora en México DF, en donde trabaja en las jornadas preparatorias del G-20 donde participa el Institute for International Finance (IIF), la asociación de banqueros más relevante, de la que es vocal. Junto a este optimismo, González —que llegó a la banca aupado por el PP—, critica con dureza al Gobierno socialista: “Llevó a España a una situación límite por la pérdida de credibilidad”, afirma. En su primera entrevista con EL PAÍS, también arremete contra algunas cajas, a las que culpa de la actual sequía del crédito y de haber cometido “prácticas lamentables”. Sobre la reforma financiera advierte de que lo importante es cómo acabe “y solo será un éxito si quedan entidades fuertes, sin que haya injerencias políticas ni personales”.

Pregunta. ¿Cuáles son las lecciones aprendidas tras más de cuatro años de crisis?

Respuesta. Esta ha sido una crisis profundísima por una regulación muy flexible, una supervisión laxa, una política económica equivocada y unas muy malas prácticas bancarias en todo el mundo. En España ese ha sido el caso de alguna caja. Es de justicia que paguen los que han hecho mal las cosas. Es la respuesta que reclama la sociedad. En el BBVA estamos orgullosos porque hemos acertado bastante. No tenemos frentes abiertos y no hemos caído en los errores de otros.

P. ¿No cree que la sociedad española percibe que los que lo han hecho mal lejos de ser castigados han recibido premios?

R. Así es. La sociedad está sorprendida por todo lo que ha visto y espera que se solucione todo esto y se asuman las consecuencias.

P. ¿La reforma financiera acabará con las malas prácticas?

R. Es una ley que marca el inicio de la transformación del sector. Luego el mercado dirá si se ha hecho bien y qué solución se da a las entidades no viables. Lo importante es si lo que se hace gusta al mercado. Espero y confío en que el Gobierno lo haga bien. El éxito depende de cómo acabe la reforma y de que no haya actuaciones personales o interferencias políticas que la enturbien. He sido muy crítico con algunas prácticas. Tiene que haber mejor gobierno corporativo, mucha transparencia y en España tenemos la oportunidad de deshacernos de prácticas absolutamente lamentables que hemos visto.

P. ¿Es positiva la reducción de sueldos en las entidades con ayudas?

R. El Gobierno ha lanzado una buena señal para diferenciar el sector público del privado. En el sector público las remuneraciones son lo que son.

P. ¿Qué opina de la propuesta del Gobierno sobre los desahucios?

R. En nuestro caso, de diez familias con problemas hemos dado solución a nueve alargando los plazos o suspendiendo los intereses. Lo hacemos desde 2008. Es cierto que para un 10% no hemos encontrado una solución correcta, pero somos de las entidades que tenemos menos problemas de este tipo. Trabajaremos con el Gobierno para encontrar una solución al problema y somos partidarios de buscar salidas correctas y asumibles para todos. El sector financiero está dispuesto a correr con parte del gasto porque es de justicia, pero hay que evitar que alguien que pueda pagar no lo haga. El BBVA aceptará el código de buena conducta que propone el Gobierno.

P. ¿Cree que el Gobierno ha tomado medidas duras contra la banca para compensar las reformas socialmente agresivas?

R. Estamos en un momento crítico y hay que hacer y asumir sacrificios, unos para la sociedad y otros para los bancos porque algunos nos cuestan dinero.

P. ¿Qué ha cambiado en España con el Gobierno de Rajoy?

R. Muchas cosas. La percepción sobre España ha cambiado completamente, ha habido un giro radical con el nuevo Gobierno. Quizá no es lo que debería decir un banquero, pero España ha tenido en los últimos años un gasto desordenado que le ha llevado a una situación límite por la pérdida de credibilidad. El cambio de Gobierno está dando a España la oportunidad de recuperar la credibilidad. Ahora toca esperar si todo esto se transforma en crear empleo, lo más importante. Si no se consigue, será un fracaso.

P. ¿La reforma laboral fomentará el despido a corto plazo?

R. Estos cambios lo que hacen es atacar problemas crónicos que tiene España desde hace 40 años. Tenemos el doble de paro que las economías del entorno porque algo estaba mal y había que tomar medidas. La reforma dará más flexibilidad y creará puestos de trabajo si, con los cambios financieros, se recupera también el crédito. A corto plazo no sé si habrá más paro.

P. ¿Cuando se recupere el crecimiento, la economía seguirá con una recuperación lenta?

R. No sé si lenta, pero no habrá un cambio radical, no crearemos empleos por cientos de miles. Remontaremos poco a poco. Hay que ser realistas, hay que arreglar muchas cosas antes. En ese momento habría que cambiar el modelo productivo con agresividad y abandonar sectores en los que no podemos competir. Hay que crecer de manera sostenible, no se puede crear otra burbuja.

P. Usted dice que la prima de riesgo es clave para la economía. ¿En qué nivel puede acabar el año?

R. Si las cosas van como parece en la Unión Europea, debería estar por debajo de los 300 puntos. Si no es así, es que las cosas no van por buen camino. Siempre que la macroeconomía no se estropee... Cada punto es crédito más caro y puestos de trabajo que se pierden.

P. ¿Que pediría al próximo gobernador del Banco de España?

R. Que trabaje intensamente para dotar al país de un sistema financiero fuerte: capital, liquidez, con gestores potentes.

P. ¿El actual gobernador ha trabajado en esa línea?

R. No puedo opinar. Lo pasado, pasado está y ahora vamos al futuro donde tenemos una oportunidad única y estamos ilusionados de que España sea un gran país, que tiene recursos para ello.

P. ¿Comprarán entidades en España sin ayudas?

R. Lo de ayudas públicas o no es anecdótico porque forma parte del precio. Si está saneada la podemos comprar a un precio adecuado. Si no, cobraremos por ello. Igual que hemos hecho en Estados Unidos. No conozco otra fórmula. La clave será el precio y la creación de valor.

P. ¿Se reducirá de forma significativa el número de entidades?

R. Hay algunas que están ya intervenidas, que saldrán a subasta y eso ya reducirá el número. ¿Cuántos jugadores habrá al final del proceso? Eso no es lo relevante. La clave es que los que estén sean fuertes. En España está cayendo el crédito. Es lógico porque estamos en una recesión. Pero hay diferentes situaciones. El BBVA tiene capital y liquidez, y podemos dar crédito, pero no tenemos demanda y eso es un problema porque los bancos vivimos del crédito. Hay muchas empresas que necesitan crédito y lo pueden pagar y es ahí donde se ha producido la gran distorsión del sistema por algunas cajas que han dejado a sus clientes sin crédito. Algunos son clientes nuestros y sí les damos crédito, pero el 15%, que es nuestra cuota. No sería sano suponer el 100% de su fuente de financiación.

P. ¿Cuál puede ser el futuro de Bankia?

R. No quiero opinar sobre eso. Tenemos que buscar un sector financiero donde ninguna de las entidades resultantes sea tan grande que ponga en peligro al sistema. Eso es de libro, es objetivo. Y eso es lo que Bankia, el Gobierno y todos los bancos tenemos que ver. Hay que dotarse de un sistema financiero resistente. No es una decisión fácil, pero hay que tomar la que suponga el menor riesgo sistémico.

P. ¿El BBVA tendría que comprar una entidad si La Caixa y el Santander adquieren otra?

R. En absoluto, solo nos moveremos por nuestros intereses. Somos un banco internacional que puede colocar el capital en muchas partes del mundo, aunque nos gustaría invertir en España porque tendríamos unas sinergias enormes. Hay que demostrar a los inversores que nos movemos por razones de gestión y no limitados por la política.

P. El miércoles se celebrará la segunda subasta de crédito del BCE a tres años. En la anterior se solicitaron 500.000 millones. ¿Cuánto dinero se pedirá ahora?

R. Algunos dicen que 600.000 millones. Creo que ya no hay estigma para el que pida. Cuanto más se solicite mejor. La subasta es buena para la recuperación económica. Es un paso histórico que espero que sea un éxito. Debe ser una oportunidad para arreglar cosas pero no para ganar dinero tomando en el BCE y colocándolo en deuda pública. En eso hay que ser claro.

P. ¿Cuánto pedirá el BBVA?

R. Menos que otras entidades porque tenemos menos necesidad de liquidez. No nos ruboriza decir que pedimos 11.000 millones en la primera subasta y ahora solicitaremos una cantidad similar. Otros competidores han dicho que van a ir a por más. Me parece bien. No hay que ser timorato, estamos en recesión, hay que poner dinero que es como se arreglan estas situaciones.

P. ¿No se criticará a la banca española si vuelve a ser la que más pide?

R. No se puede ir a por mucho dinero si luego no llega al mercado. Si no se traslada a la economía se pueden producir problemas en el futuro. Hay que explicar para qué se pide ese dinero.

P. ¿En qué país de los que no está le gustaría comprar un banco?

R. Nos queda mucho trabajo por digerir y estamos pensando en cómo será el banco en 2020 y después. Tenemos una oficina en Silicon Valley porque quizá la expansión de futuro no es física sino virtual.

P. ¿Cuál es el banco de referencia para el BBVA?

R. El BBVA [risas].

P. ¿No es peligroso compararse con uno mismo?

R. En estos momentos de cambio no hay referencias, algunas se están construyendo y queremos ser una de ellas. No hay otro con una plataforma física y tecnológica como la nuestra. Algunos tienen características concretas para uno u otro negocio, pero no nuestra oferta global. Con la crisis que ha habido muchos se han perdido en la regulación, en los tipos de interés, en las plusvalías... ahora llega para el BBVA el momento de recoger los frutos.

P. Han anunciado un acuerdo con Google para el correo interno. Hay quien lo ha criticado por el riesgo de la seguridad que supone. ¿No es muy arriesgado ser pionero en este campo?

R. Siempre tiene riesgo ser los primeros pero hay que tomar riesgos si vas dirigido al futuro. Lo que se pone en la nube pública de Google no son los datos de los clientes, eso está en nuestra nube privada.

“A finales de este año tocaremos fondo”

Pregunta. ¿Qué mensaje ha trasladado la banca a través del Instituto de Finanzas Internacionales ante la reunión del G-20 en México?

Respuesta. El mensaje es que Europa está abandonando el escenario negativo para entrar en uno más positivo. Ya toca pensar en el crecimiento después de todas las tormentas, aunque faltan algunos flecos para avanzar.

P. ¿Necesitará Grecia un tercer rescate?

R. Grecia es un país muy pequeño, el 2,4% de la economía y pase lo que pase allí no tiene por qué afectar al futuro del euro, pero espero que aproveche esta segunda oportunidad.

P. ¿Hay que seguir con políticas de recortes o fomentar el crecimiento?

R. En nuestro país hemos asistido a un gasto descontrolado y a un endeudamiento muy fuerte, ahora todos los españoles debemos trabajar muy duro. Primero hay que poner la casa en orden y luego buscar medidas de estímulo. La capacidad financiera de España depende de sus acreedores. Hay que ganar el terreno que hemos perdido.

P. ¿Las medidas de estímulo llegarán antes de que la recesión sea muy profunda?

R. Las medidas de estímulo son, por ejemplo, lo anunciado por el Gobierno sobre los pagos a proveedores ya que supone evitar la quiebra de empresas. España debe ganar credibilidad y financiarse en los mercados. Seguimos en una situación muy delicada pero no hay más remedio que pasar unos trimestres de recesión para empezar a ir para arriba.

P. ¿Cuándo?

R. A finales de este año o inicios del próximo tocaremos fondo. Quizá un poco antes, porque estas reformas aceleran el proceso.

P. ¿Es partidario de implantar la tasa Tobin a las transacciones financieras?

R. No resolverá ningún problema. Es una carga más sobre el sistema financiero y no servirá de nada si solo está en unos países porque se podrían deslocalizar las operaciones e irse a donde la tasa no exista.

P. Sin embargo, la tasa se ha implantado en algunos países nórdicos y asiáticos, y no ha habido deslocalizaciones financieras...

R. Depende sobre qué activos se carga la tasa. Si son operaciones muy locales no se pueden deslocalizar, pero se supone que no es su objetivo cargar operaciones locales. 

“La filial en EE UU está lista para despegar con fuerza”

Pregunta. Ahora está en México, que se ha convertido en el pulmón del grupo. ¿Cuáles son las perspectivas del país?

Respuesta. Es un país con enorme energía, como era la España de hace seis años. Es verdad que tiene problemas graves, como el narcotráfico, pero es una democracia consolidada y los resolverá. México parecía que se había quedado oculto por el esplendor de Brasil, que era la estrella hasta hace meses, pero ahora México vuelve a tomar impulso.

P. ¿Y cómo le irá a su filial Bancomer?

R. Hemos creado un banco de referencia, que crece bancarizando más de 2,1 millones de clientes de clases populares.

P. ¿Sacarán a Bolsa el 25% de Bancomer, como le sugieren las autoridades locales?

R. Desde el punto de vista del grupo no necesitamos vender ningún activo para tener capital. En el plano político, hablaremos con las autoridades para llegar acuerdos y BBVA considerará todos los intereses e intentará aunarlos con responsabilidad.

P. Hace seis años que entraron en EE UU y la unidad todavía ofrece pocos resultados...

R. Hemos tenido que fusionar y ordenar varias unidades, e implantar nueva tecnología para tener una oferta diferente del resto de bancos. Esta lista para despegar con fuerza y puede que hagamos alguna operación para ganar tamaño. En cuatro o cinco años será uno de los mayores bancos del país.

P. ¿No ha tardado demasiado en madurar?

R. Puede ser, aunque en Colombia o México también tardamos 10 años en madurar. Creo que en EE UU nos costará ocho años. Hemos hecho una transformación completa.

P. En Turquía tienen el 25% de Garanti. ¿El objetivo es hacerse con la gestión?

R. En este momento no nos interesan las riendas de la gestión porque aprendemos de ellos y los ejecutivos turcos de nosotros.

P. ¿Es decepcionante tener minusvalías en la inversión en Garanti?

R. Somos jugadores de largo plazo, nunca lo vamos a vender, lo importante es la aportación al grupo de un banco que gana 1.600 millones. Es el mejor banco del mundo en el sistema de pagos, incluso mejor que el BBVA. Es una adquisición clave. Hemos puesto una pica en Flandes.