Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno recorta drásticamente los sueldos en las cajas con ayudas

El Ejecutivo limita a 600.000 euros al año las retribuciones en las entidades con fondos públicos

La medida supone una rebaja de hasta el 75% en las retribuciones de los presidentes

Las cajas pasarán a ser fundaciones si su participación en los bancos cae por debajo del 25%

Deberán destinar al menos el 90% de los beneficios por su condición de accionistas a obra social

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y el ministro de Economía, Luis de Guindos, durante la rueda de prensa.
La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y el ministro de Economía, Luis de Guindos, durante la rueda de prensa.

Tras los ajustes en los sueldos de los funcionarios y el pacto de moderación salarial acordado entre empresarios y sindicatos para los trabajadores de a pie, las rebajas salariales llegan a los bancos, al menos para un gran número de ellos. El Gobierno ha aprobado un drástico recorte de hasta el 75% en los sueldos de la alta dirección las entidades con ayudas públicas, según ha anunciado hoy la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría. Esta rebaja está incluida dentro de la reforma del sector financiero con la que el Ejecutivo prevé sanear el sistema, reactivar el crédito y motivar un descenso en los precios de la vivienda.

Según ha anunciado Santamaría, la limitación de los sueldos a los banqueros se ejercerá tanto sobre el sueldo fijo como con el variable. También, en aquellas entidades que o bien hayan recibido dinero público del primer Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) como Bankia, cuyo presidente, Rodrigo Rato, verá su sueldo reducido en un 75% desde los 2,34 millones que cobró en 2011, o del segundo FROB, grupo en el que se incluyen las cajas y bancos intervenidos como la CAM, Novacaixagalicia, Catalunya Banc, Unnim o Banco de Valencia, cuyo consejo de administración fue destituido por el Banco de España hace unos meses.

La única directiva que no supera los nuevos máximos es la de Banco Mare Nostrum

En concreto, para estas entidades intervenidas se establece una retribución máxima anual de 50.000 euros para sus consejeros y directores generales, según ha explicado el ministro de Economía, Luis de Guindos. En cuanto a los que están por arriba en el organigrama, sus presidentes verán sus sueldos recortados en un 66% al imponerse un límite máximo a sus retribuciones de 300.000 euros al año. Para los consejeros y directores, la rebaja será del 65%. La cantidad que cobrará cada uno, además, dependerá de los activos que gestiona cada entidad, ha añadido el ministro. A su vez, tampoco podrán recibir remuneración variable ni cobrar aportaciones por planes de pensiones.

En el caso de los administradores que acaban de llegar a las entidades intervenidas y que no han tenido responsabilidad en su deterioro, se analizará el cumplimiento de objetivos para autorizar el pago de las retribuciones variables congeladas al acabar los planes de reestructuración. Dos de estos nuevos directivos son los de Novacaixagalicia, cuyo presidente, José María Castellano, y su consejero delegado, César González Bueno, sufrirán una rebaja del 66%, hasta los 300.000 euros frente a los 860.000 euros que recibieron en 2011. Se da la circunstancia de que González Bueno dejó un alto cargo en el banco ING para incorporarse a la entidad gallega.

Las cajas pasarán a ser fundaciones si su participación en los bancos cae del 25%

 

 

Por su parte, el presidente de Catalunya Caixa, Adolf Todó, percibió 1,55 millones y su director general Jaume Masana, 860.000 euros. El director general de Unnim, Jordi Mestre, cobra 960.000 euros al año.

Para las cajas que hayan recibido una inyección de capital público a través del FROB 1 el sueldo máximo para sus presidentes será de 600.000 euros, lo que supone un recorte medio del 67%. Los consejeros delegados y directores generales de estas entidades el tijeretazo será del 65% de media, ya que no podrán cobrar más de 100.000 euros. Estas rebajas están calculadas frente a lo que tenían pensado cobrar este año, según informes del Banco de España, y los sueldos máximos no son homogéneos en todas, ya que el tope variará en función del volumen de cada entidad.

Además de Bankia, que ha recibido ayudas por 4.465 millones y cuyo consejero delegado, Francisco Verdú, también verá su salario reducido en un 75% desde los 2,26 millones actuales, en el segundo grupo de antiguas cajas con capital público está Banca Cívica, cuyo presidente y vicepresidente, Antonio Pulido y Enrique Goñi, reconocieron cobrar 900.000 euros. Esta entidad recibió 977 millones.

El cambio de normativa también afectará a Caja España-Caja Duero, que no concretó las retribuciones y donde el Estado inyectó 525 millones, o Banco Mare Nostrum, aunque los directivos de esta última entidad, que ha recibido 915 millones, son los únicos que tienen sueldos por debajo de los nuevos máximos.

Guindos, ha justificado el incremento del control a los sueldos de la alta dirección de la banca en la medida en que la normativa europea sobre este tema ha tenido un "grado de cumplimiento medio o bajo", "dejando claro -ha dicho el ministro- que el Banco de España era el responsable del cumplimiento de estas directivas". Asimismo, ha confirmado que se mantiene la obligatoriedad de publicar anualmente los sueldos detallados por ejecutivos.

En cuanto a los cambios en la organización de las cajas, el Gobierno ha reducido sus órganos a la asamblea general y al consejo de administración, mientras la comisión de control solo se mantendrá en casos excepcionales.

Dentro de los cambios en el régimen de las cajas, las entidades deberán destinar obligatoriaemente al menos el 90% de los ingresos que obtienen como accionistas de los bancos como dividendos a la obra social. Por el lado contrario, se les exime de algunos requisitos que tenían hasta ahora como los de auditoria interna porque han cedido su actividad bancaria. Asimismo, se modifica el umbral para convertirse en fundación y se establece en el 25% del capital. A partir de este nivel, las cajas deberán convertirse forzosamente en fundaciones de régimen especial.