Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un exconcejal imputado del PP culpa al partido del saqueo en Emarsa

Gimeno pide que se investigue la gestión de la depuradora desde 1991 porque "hay pufos" por salir

El exconcejal del PP en el Ayuntamiento de Valencia Juan Carlos Gimeno, imputado en el caso Emarsa que instruye el juez Vicente Ríos, ha apuntado hoy directamente al PP como responsable del funcionamiento de la empresa gestora de la depuradora de Pinedo. En rueda de prensa, el también ex diputado provincial popular ha pedido que se investigue la gestión de la depuradora de Valencia desde 1991, año en que llegó a la alcaldía de Valencia el PP, de la mano de Rita Barberá, o se dejarán "en el tintero pufos importantes que pueden explicar el resultado final". El juez investiga un agujero de al menos 17 millones de euros en la ahora extinta Empresa Metropolitana de Aguas Residuales.

Gimeno ha añadido que en Emarsa se cumplían dos axiomas: "Casi todos los proveedores eran militantes del PP o muy cercanos y todos los empleados de Emarsa eran militantes del PP". El empresario se ha quejado de que solo se estén investigando a algunos proveedores y ha pedido que se fiscalice a todos. "Sasi 3 millones de euros al año se pagaban para mantener estómagos agradecidos del PP", ha agregado.

El ex edil y empresario fue imputado en el caso hace nueve semanas, después de que el titular del Juzgado de Instrucción número 15 de Valencia estimara la ampliación de la querella interpuesta por la Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos (Emshi) en relación con los contratos habidos entre Emarsa y dos sociedades de Gimeno.

Ante los periodistas, Gimeno ha reivindicado que como responsable de los sistemas de gestión de Emarsa desde 1997 conoce "bastante bien" lo que ha ocurrido allí, y ha aseverado que "todo el mundo" de dentro y de fuera "sabía que las cosas se hacían así porque alguien decía que se hicieran así".

Preguntado sobre quién era ese "alguien", ha afirmado que hay "bolsos", "carteras" y "ordenadores" que todos sabían a quién iban dirigidos, y ha desvelado que "hay por ahí un documento interesante que se va a presentar, donde alguien agradece la recepción de algunos regalos", si bien sólo ha querido precisar que se trata de un cargo público.

"Tiene que necesariamente salir todo" y entenderse la totalidad de lo ocurrido desde 1991 hasta 2010", ha dicho Gimeno, quien ha asegurado que "queda mucho lodo por salir" y ha considerado que Emarsa es "la lavadora" con la que se quieren "tapar otras vergüenzas de otros sitios".

El empresario ha acusado además a la Entidad Metropolitana de Servicios Hidraulicos, órgano con mayoría del PP, y de la que dependía Emarsa, de endosarle contratos que nunca firmó como proveedor de la misma.

La EMSHI, ha relatado Gimeno, le imputa la firma de hasta cuatro contratos diferentes en 2004, 2008, 2009 y 2010 con diferentes firmas vinculadas a su persona. "Es falso. Yo solo firmé uno, el 21 de octubre de 2004, de doce años de duración y por 3.500 euros mensuales", ha descrito el exedil. Gimeno ha sido imputado por facturar presuntamente a la depuradora de Pinedo trabajos que nunca realizó. El empresario ha insistido en que la acusación contra su persona es un montaje.

Antes de su relación mercantil, Gimeno trabajó como empleado para Emarsa desde 1997 hasta que externalizó sus servicios y los prestó a la depuradora a través de empresas como Sanitar, Dos grados Network, Instituto de Empresa del Mediterráneo.

"El chapapote es tal que me incluyen empresas que ni me corresponden, como el Club de la Calidad y el Club de la Innovación, que no tienen nada que ver conmigo", ha agregado. Repasó los gerentes de Emarsa durante los gobiernos del PP y para ello se remontó al año 1991.

Gimeno ha explicado que todos los trabajos que Emarsa contrató con sus empresas se hicieron, se han entregado y que "no hay duplicidad de facturas". Los trabajos se entregan y el EMSHI se los paga a Gimeno, según su relato, en mayo de 2011, lo que ha provocado el siguiente comentario del imputado: "O están muy tontos o mienten mucho".

El ex edil ha criticado que la han tomado con él y "el chapapote" ha llegado a "límites desproporcionados" que afectan a su integridad profesional, personal y familiar; ha explicado que está escribiendo un libro sobre la comunicación en tiempos de crisis con el ejemplo de Emarsa, y ha dicho que hoy da estas explicaciones porque el sábado le operan de cáncer.