Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
El deterioro del mercado laboral

El Gobierno actuará "con determinación" sobre la reforma laboral

La CEOE insta al Ejecutivo a no esperar más y a legislar e insiste en el contrato con 20 días de indemnización

El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, ha avanzado hoy que el Gobierno actuará "con determinación" para reformar el mercado laboral después de la falta de acuerdo entre sindicatos y patronal. Además, aunque aun quedan dos días de plazo, es previsible que no lleguen a un consenso general ante la amplia distancia que les separa en temas clave como salarios, contratos y costes del despido.

Lo que está claro es que no habrá prórroga paraa seguir negociando, según ha asegurado la ministra de Empleo, Fátima Báñez, que ha recordado que los agentes sociales "siguen teniendo tiempo esta semana para cerrar lo que aún les queda pendiente".

Tras inaugurar en Madrid el Spain Investors Day, Soria ha anunciado que la intención del Ejecutivo es actuar, en todas las reformas pendientes, con el "máximo acuerdo y máximo consenso" pero que "si no fuera posible, el Gobierno gobernará y hará las reformas con determinación".

En todo caso, el responsable de Industria ha añadido que corresponde al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, aceptar la petición de los agentes sociales de no reformar los convenios sin contar con ellos o de alargar el plazo de las negociaciones de forma general, algo que en cualquier caso sería inútil ante la divergencia de posturas existente entre patronal y sindicatos.

Los líderes de UGT, CC OO, CEOE y Cepyme se reunieron ayer a primera hora de la tarde. En el encuentro, constataron que la distancia que les separa para pactar una nueva reforma laboral y de convenios o acordar un pacto de moderación salarial es insalvable. Y así se lo comunicaron al Gobierno en un documento de 67 páginas. Con él atienden a la demanda de Rajoy, anterior a su investidura, de que le comunicaran a comienzos de enero el estado de las conversaciones.

Ahora la pelota está en el alero del Gobierno que, como ha prometido Rajoy, piensa sacar adelante una reforma laboral (la tercera en año y medio) antes de finales de marzo.

En opinión de Soria, esta reforma debe servir "para que sea mucho más fácil contratar que despedir" y atajar "la profunda dualidad" entre los trabajadores que tienen estabilidad y los que no en España. "El objetivo es que el máximo número de trabajadores no solo tenga empleo sino que sea estable", ha defendido.

Desde la patronal, el vicepresidente de la CEOE y presidente de CEIM, Arturo Fernández, ha instado al Gobierno a actuar ya y no esperar más a que sindicatos y empresarios alcancen un acuerdo, pues las posturas entre ambas partes están "bastante alejadas". "Hemos intentado llegar a acuerdos con los sindicatos, pero no estamos llegando a pactos importantes para la reforma laboral que están pidiendo empresarios, trabajadores, y que se nos pide desde fuera", ha subrayado Fernández.

Además, el vicepresidente de la patronal ha apostado por las líneas centrales que deberá recorrer la reforma. "Creo que el gobierno no va a tener más remedio que legislar una nueva contratación. Tiene que hacer un cambio profundo del mercado de trabajo porque, si no lo hace, seguiremos con esos cinco millones de parados", ha argumentado antes de reiterar que el acuerdo alcanzado es de "mínimos".

En este punto, Arturo Fernández ha vuelto a defender la propuesta de la CEOE de crear un contrato indefinido, con una indemnización por despido improcedente de 20 días por año trabajado, con un límite de un año. También ha insistido en que las empresas puedan congelar los salarios de sus trabajadores durante este año y el próximo. Ambas propuestas y el hecho de que la patronal esperase hasta el pasado jueves tras semanas de negociaciones para ponerlas sobre la mesa acabaron por provocar el nuevo fracaso de la mesa del diálogo social.

Ahora, la CEOE mete prisa al Gobierno, ya que si el Ejecutivo sigue el modelo adoptado en otros países del euro bajo presión internacional o, directamente, supervisados por Bruselas, legislará más a favor de los empresarios.