Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del sector del automóvil

Solo los coches de lujo se disparan en ventas

Las matriculaciones en gama alta crecen un 83% en un año

La venta de coches en España lleva tres años por debajo del millón de unidades, una cifra que la industria considera la barrera simbólica bajo la cual el negocio, en España, va mal. Pero, en medio de todas las cifra negativas (a saber: una caída de las matriculaciones del 18% y la peor cifra desde 1993), hay un segmento que va bien, más que bien, acaba de cerrar un año espectacular: el lujo. En 2011 se vendieron 2.456 de la gama más alta (de a partir de 65.000 o 70.000 euros) lo que supone un salto de hasta el 83%, según los datos que ha hecho público hoy Anfac.

Aparte de los automóviles de lujo, solo mejoran las ventas de los monovolúmenes grandes (11% más) y los todoterreno pequeños (22%), pero se hunden en el resto: caen las ventas de los micro (-33%), los pequeños (-16%), medio (-20%), deportivo (-16%)... Y los todoterrenos de lujo, aunque caen, sufren un descenso de ventas mínimos, del 1,3%.

¿Por qué le va mejor al coche más caro de todos? Hay un efecto estadístico, claro, el salto procentual es mayor cuanto menor esa la cifra absoluta de la que parte, y esos casi 2.500 coches son apenas un 0,3% del total del mercado español.

Pero también ocurre que "el comprador del coche de lujo tiene mayor poder adquisitivo y no sufre igual la crisis que el resto y, además, la época de crisis aún le puede beneficiar porque aprovecha las ofertas propias de este momento", explican fuentes de Anfac.

Las ventas de la marca Lexus se dipararon un un 53%, hasta las 3.283 unidades. El resto de firmas de gama alta presentan descensos, porque no todos los modelos de una enseña selecta pueden considerarse lujo. Mercedes, por ejemplo, cayó un 18%, hasta las 23.280 unidades, y BMW descendió un 12%, hasta los 28.350. Eso sí, se vendieron 25 Bentley (frente a los 23 de 2010).

La marca estrella del año, no obstante, fuen Seat (73.524 unidades), seguida de Volkswagen (71.608) y Ford (64.928), mientras que el modelo que lideró las matriculaciones fue, de nuevo, el Megane de Renault.