Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El recibo de la luz, congelado mientras se hacen cuentas

El sector eléctrico arrastra un déficit de más de 22.000 millones de euros, que equivale al 3% del PIB

El Gobierno ha decidido no tocar el recibo de la luz al menos hasta marzo. Lo había anunciado el nuevo ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, en diferentes entrevistas a lo largo de la última semana: el recibo se congela a la espera de hacer cuentas. Porque en el sector eléctrico, los números hace mucho que no cuadran. El sistema arrastra un déficit de más de 22.000 millones de euros, formado en la última década, que equivale al 3% del PIB y que hay que arreglar antes de 2013 según marca la ley. Pero mientras el nuevo Gobierno hace cuentas y discute con las poderosas empresas del sector si siguen siendo válidas las fórmulas que se aplican, el recibo que pagan más de 20 millones de hogares sujetos a la llamada Tarifa de Último Recurso (TUR) no subirá hasta marzo. La tarifa eléctrica es un tema muy sensible. Afecta a todos, hogares y empresas, y un mal manejo siempre tiene coste político.

El nuevo Gobierno ha podido congelar el recibo, tras las subidas de enero de 2011 (9,8%) y julio de 2011 (1,5%) porque el Ejecutivo saliente (el exministro Miguel Sebastián) acordó en el traspaso de poderes elaborar una fórmula neutra para los tres próximos meses: subir la parte de la factura que sirve para pagar los costes reconocidos a las empresas (los peajes) aprovechando la bajada en el precio del kilovatio que marcó la subasta trimestral de energía Cesur, que fue del 10% aproximadamente. La subida de los peajes (12%), criticada por la Comisión Nacional de la Energía, no sirve para cortar el aumento del déficit del sistema (acabará el año camino de los 4.000 millones), pero algo es algo.

El nuevo ministro Soria, en cualquier caso, ha hecho oídos sordos, al menos en esta primera ocasión, a las reclamaciones voceadas a todo trapo por las empresas eléctricas y por la asociación que las agrupa, Unesa. Desde el poderosos lobby eléctrico se había reclamado una subida mínima de los peajes (los que cubren los costes de transporte, distribución y primas del régimen especial) del 30% en 2012. Como esos peajes suponen en torno a la mitad del recibo eléctrico, la reclamación de Unesa supone aumentos mínimos de la tarifa del 15% el próximo año. Y ello sin contar la evolución de los precios del kilovatio que, según los expertos, será claramente alcista.