Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

La banca acepta crear un banco malo si se acaba con las entidades inviables

La patronal pide más reformas que hagan bajar la prima de riesgo. -El sector mejora ligeramente sus resultados hasta septiembre al ganar un 15,4% menos con 9.328 millones

La patronal bancaria ha aceptado hoy que se cree un "banco malo" para ayudar a entidades inviables, con la condición de que éstas desaparezcan mediante la absorción por otras entidades de mayor solvencia, ya sean españolas o extranjeras. Según ha explicado el secretario general de la Asociación Española de Banca (AEB), Pedro Pablo Villasante, crear un "banco malo" es dar una ayuda a una entidad, algo a lo que no se opone la patronal en un momento en el que augura más concentraciones en el sector.

Sin embargo, ha insistido en que esa ayuda tiene que estar condicionada, y más si es con dinero público, a que la entidad que se beneficie de ella se reestructure y pase a formar parte de un grupo más solvente que garantice su viabilidad.

Además, Villasante ha pedido más esfuerzos para corregir el déficit público y reformas estructurales "efectivas" que permitan a la economía ganar competitividad y salir de una situación "delicada", en la que hay posibilidades de entrar en recesión. Estas medidas, ha destacado, deberían ayudar a rebajar la prima de riesgo de España, que condiciona los costes de financiación de las entidades y, por extensión, de las empresas españoles.

El recrudecimiento de la desconfianza sobre los países del euro con mayores niveles de déficit y deuda "ha paralizado los mercados mayoristas" para sus entidades, ha advertido Villasante, que pone el foco sobre el hecho de que los precios que les reclaman son cada vez "más elevados".

Según cálculos del BBVA, cada 100 puntos de la prima de riesgo, que es el diferencial que hay entre las rentabilidades exigidas a la deuda española frente a la alemana, suponen un coste de 12.400 millones de euros en intereses. Actualmente, este sobreprecio se sitúa en torno a los 360 puntos básicos.

En su opinión, se debe "perseverar" en la corrección del déficit público para lograr los objetivos comprometidos y al mismo tiempo, trabajar para ganar competitividad. Abriendo el foco, Villasante ha considerado que para superar la crisis de la deuda soberana es "imprescindible resolver la debilidad institucional de la zona del euro", apartado en el que denuncia cierto "retraso" por parte de la clase política a la hora de tomar las medidas necesarias. Por parte de la banca, ha justificado que las soluciones a la crisis "escapan" de las acciones individuales de los entidades.

Según ha argumentado, es "necesario que se rompa la espiral económica destructiva" que supone el contagio financiero entre países y que afecta a España. Ante este difícil panorama que afronta toda la eurozona, la patronal bancaria observa señales" de estancamiento y "posibilidades" de entrar en recesión para España, donde la recuperación no termina de "despegar", ha añadido Villasante.

A la espera de este próximo empeoramiento de la situación, los bancos españoles ganaron 9.328 millones de euros en los nueve primeros meses del año, lo que supone un descenso del 15,4% en relación al mismo periodo del año anterior. Con estos resultados, el sector modera el recorte en sus beneficios, que hasta junio fue del 17%.

En los nueve primeros meses del año, los bancos realizaron dotaciones por 16.140 millones de euros, un 7% menos, y establecieron su ratio de capital de máxima calidad en el 9,32%, frente al 8,35% del mismo periodo del ejercicio precedente. Por su parte, los depósitos de los clientes se incrementaron un 6,1%, con lo que la relación depósitos/créditos alcanzó el 80,94%.

El secretario general ha comentado que pese a que este año está siendo "muy complicado" para la actividad bancaria por la debilidad económica y los efectos de la crisis de la deuda soberana, la banca española ha logrado mantenerse en beneficios, con resultados que consideró "buenos".