Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El impulso a los genéricos abarata con fuerza los medicamentos

Los costes sanitarios incluidos en el IPC bajan a su mayor ritmo desde 1994 con un 2,9% por el descenso en más de un 11% de los productos farmacéuticos

El impulso que ha dado el Gobierno al uso de los genéricos ha rebajado con fuerza los costes de los medicamentos y, por extensión, del precio de los servicios médicos que mide el Índice de Precios al Consumo (IPC). Según los datos que ha publicado hoy el Instituto Nacional de Estadística (INE), el coste de todos los productos que componen el apartado de medicina está de media un 2,9% más barato que hace un año, una cifra desconocida en toda la serie histórica que arranca en 1994. Frente a octubre, el descenso también marca un hito histórico con un recorte del 2,6%, en su caso un récord desde 1993.

El Gobierno aprobó el pasado verano dentro de las actuaciones para reducir el déficit que el médico no pueda recetar por marca, sino por principio activo. Esto obliga al farmacéutico a dar el fármaco equivalente más barato. El Ministerio de Sanidad espera ahorrar 2.400 millones de ahorro con esta y otras medidas de recorte del gasto en su departamento.

La tasa subyacente del IPC, que no tiene en cuenta los elementos más volátiles, se mantiene en el 1,7% por segundo mes

Entrando al detalle, aunque en el apartado de medicina se incluyen además de los medicamentos el material terapéutico, los precios de los servicios médicos y los paramédicos no hospitalarios así como los puramente hospitalarios, el descenso se explica fundamentalmente por los primeros. En concreto, los precios de los medicamentos bajan con intensidad en noviembre con un recorte del 11,2% frente al mismo mes de hace un año.

Los servicios médicos como los dentistas, sin embargo, no varían de precios en tasa intermensual y de hecho suben un 0,9% en interanual. En cuanto al coste de los servicios hospitalarios, este apartado sí baja de precios frente a octubre, un 0,3%, y se mantiene sin variación con respecto a hace un año.

La evolución de los costes de la medicina a su vez condicionaron al conjunto del IPC. Según los datos del INE, la inflación moderó su ritmo de subida en tasa interanual en una décima en noviembre hasta el 2,9% por el descenso de este apartado. El dato coincide con el adelanto publicado el pasado 29 de noviembre. Junto a la medicina, también los precios del transporte tiran a la baja del resto ya que su variación anual se frena en cinco décimas al 7,1%. Esto fue a que las subidas de los precios de los carburantes y lubricantes y de los automóviles han sido más moderadas este mes que en noviembre del pasado año. Por el lado contrario, el apartado que más incide al alza en el IPC es el de ocio y cultura, que se encarece un 0,4%.

Por su parte, el avance de los precios en cuatro décimas en noviembre con respecto a octubre se explica por el encarecimiento del vestido y calzado dado el cambio de temporada.

La tasa de variación interanual de la inflación subyacente (índice general sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) se mantiene en el 1,7%, con lo que disminuye su diferencia con el índice general, situándola en 1,2 puntos.

Junto a los componentes del IPC, el dato de noviembre es la referencia habitual para revisar las pensiones y que no pierdan poder adquisitivo. Pero este año no será así. Solo los 3,2 millones de pensionistas perceptores de pensiones mínimas y no contributivas (que subieron un 1% a comienzos de año) tendrán paga compensatoria. El resto, unos 5,5 millones de pensionistas que vieron congeladas sus prestaciones, han perdido 2,9 puntos de poder adquisitivo en 2011, lo que equivale a una media de unos 420 euros por persona, según cálculos realizados por este diario.