Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

Los mercados amplían las pérdidas y rebajan sus expectativas frente a la cumbre europea

Los inversores frenan las compras tras la advertencia de Berlín de que el acuerdo sigue lejos. -El regreso de la demanda por la deuda alemana dispara la prima de riesgo española

Tras tres días de optimismo desaforado, los mercados financieros han optado hoy por la prudencia con vistas a que, pese a las grandes expectativas puestas en la cumbre europea del viernes, el acuerdo aún no está cerrado. A este frenazo ha contribuido de manera especial unas declaraciones realizadas desde el Gobierno alemán que, escudado en que las negociaciones entre los países de la UE y la eurozona siguen abiertas, ha preferido guardar el anonimato y ha advertido de que hoy es más pesimista que hace una semana sobre la posibilidad de que, esta vez sí, se llegue al ansiado consenso que permitirá reformar el Tratado europeo para resolver las debilidades que están en el fondo de la crisis.

Al cierre, la Bolsa española se ha dejado un 0,79% y ha perdido la cota de los 8.700 puntos con la banca al frente de las pérdidas. Las principales plazas del Viejo Continente compartieron la caída del Ibex, con descensos del 0,37% en Londres, del 0,46% en Francfort y del 0,04% en Francia.

La prima de riesgo ofrecida a los inversores por los bonos españoles a diez años respecto a los alemanes ha vuelto a superar con holgura la barrera de los 300 puntos básicos, tras dispararse por encima de los 335 puntos básicos.

Ahora bien, esta vez el incremento del diferencial español se debió a la reducción en las rentabilidades de Alemania más que a la rebaja de expectativas, ya que los líderes de Francia y Alemania han asegurado que no abandonarán la mesa de negociaciones hasta alcanzar un acuerdo "potente".

Con todo, el Ibex ha cerrado con un ligero descenso la tercera jornada de una semana clave en materia económica, en la que previsiblemente el BCE volverá a bajar los tipos de interés y la eurozona intentará zanjar la crisis de deuda.

De hecho, desde la Asociación Europea de Inversores Profesionales resaltan la "importancia" de la cita de mañana del BCE, que puede tener "la llave" de la solución a la crisis europea.

Sin embargo, creen que la institución presidida por Mario Draghi dejará los tipos en el 1%, un nivel "insuficiente" y similar al de principios de 2011, cuando la situación económica era "claramente mejor".

Así, aventuran más bajadas de tipos y resaltan la importancia de tomar otro tipo de medidas como la mejora de la financiación en el largo plazo y la flexibilización de los colaterales y garantías exigidos por el BCE.