Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

La presión del mercado fuerza a Italia a pagar por su deuda el precio más alto en 14 años

El tesoro italiano se ve obligado a pagar más de un 6% para vender 5.000 millones en bonos a un año

El aumento de la desconfianza entre los inversores sobre el futuro de Italia, de su economía y de sus finanzas públicas ha obligado hoy al país transalpino a abonar la rentabilidad más alta por su deuda a corto plazo de los últimos 14 años. En medio del temporal de los mercados y con su prima de riesgo cerca de máximos, el Tesoro italiano ha colocado hoy 5.000 millones de euros a un interés récord del 6,087% cuando hace apenas un mes le bastó con ofrecer un 3,570%.

Gracias al esfuerzo realizado por el Estado italiano desde el punto de vista del interés, la subasta ha logrado alcanzar los objetivos máximos de la operación con una demanda que se ha quedado al borde de duplicar la oferta. De hecho, en este apartado, el apetito de los inversores se ha visto animado por las altas rentabilidades al subir de la ratio de cobertura de 1,88 veces de octubre a 1,99 veces. Tras la subasta de hoy, Italia volverá al mercado para financiarse el próximo 14 de noviembre con bonos a 5 años.

La subasta había creado cierta expectación dado que iba a poner negro sobre blanco hasta donde llegan las dudas del mercado sobre las finanzas italianas tras el récord de ayer en su prima de riesgo, que tocó los 574 puntos básicos. También la rentabilidad exigida a sus bonos a 10 años en el mercado secundario, donde se compran y venden los ítulos por parte de agentes privados una vez emitidos por los Estados, marcaba ayer niveles desconocidos de la era euro sobre el 7,45%.

Hoy, sin embargo, el interés de sus bonos que cotizan en el secundario lograba bajar del 7% tras conocerse el resultado de la subasta, ya que ha salido mejor de lo esperado por los analistas. Tras este descenso, su prima de riesgo, que también se establece en el mercado secundario a partir del sobreprecio exigido a estos títulos frente a los alemanes, de referencia, se situaba en torno a los 520 puntos básicos. También gracias a que el BCE estaría comprando su deuda en el secundario para mantener el precio de sus títulos bajo control. En cualquier caso, el precio pagado por el Tesoro italiano confirma la teoría de que, al final, las tensiones en el secundario se acaban trasladando al primario y aumentando los costes para las arcas públicas.

"Un periodo prolongado con el interés de los bonos a 10 años sobre el 7% y una economía estancada como la italiana es una mezcla peligrosa, lo que podría situar la evolución de la deuda del país en una posición insostenible que finalmente se saldaría con la insolvencia", ha afirmado a Bloomberg Raj Badiani, de la firma de inversión Global Insight. Pese a ello, "Italia sigue siendo solvente y puede sobrevivir a unos cuantos trimestres de subastas caras", asegura.

Italia, según cifras que manejan los expertos del banco suizo UBS, tiene en caja unos 35.000 millones de euros que le permitirían cancelar las subastas pendientes de aquí a final de año en caso de que la situación siga empeorando. En total, el Estado italiano acumula una deuda equivalente al 120% de su PIB con más de 1,8 billones de euros, lo que supone más que el pasivo de Grecia, Irlanda, Portugal y España juntos. A medio plazo, Roma afronta vencimientos por 200.000 millones en 2012, a lo que habría que sumar 108.000 millones correspondientes a otros pagos pendientes. El primer match point tendrá lugar el 1 de febrero, cuando debe devolver a sus acreedores 26.000 millones de deuda vendida hace diez años.

Si Roma tuviera que pagar de media tipos de interés sobre el 7% y quiere evitar que su deuda siga subiendo desde el 120% actual necesitaría un superávit primario (antes de pagar intereses) del 5,4%. Para 2012, sin embargo, se espera un saldo positivo en este capítulo de apenas el 3,7%.

Según cálculos del Gobierno a cierre de septiembre, Italia pagará este año 76.600 millones de euros en intereses para financiarse, lo que equivale al 4,8% de su PIB. Sin contar con el repunte sufrido en las últimas jornadas, este porcentaje ya habría subido en un 0,3%, según la compañía financiera Mizuho.

Con los precios actuales, sin embargo, Italia deberá añadir otros 28.000 millones a la factura por su deuda a lo largo de los próximos tres años, lo que se comería aproximadamente la mitad de los ahorros previstos con las medidas de ajuste planteadas hasta 2014, según estimaciones del think tank Open Europe.

Sin embargo, hay quien está más preocupado por el caso extremo de que el país no encuentre a quién vender su deuda en los mercados primarios. "el principal riesgo que afronta Italia no viene necesariamente de la escalada de la rentabilidad, sino de un descenso acusado en el apetito de los inversores" que le impidiese cubrir sus subastas, según ha añadido Thomas Costerg, economista de Standard Chartered Bank en Londres. Esta posibilidad demostraría una pérdida de confianza clave en el país que le impediría endeudarse para cumplir con sus acreedores y pararía la maquinaria de la financiación.