Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

La UE da nueve meses a la banca para cumplir con los nuevos requisitos de solvencia

Los Veintisiete cierran con la recapitalización financiera el primer acuerdo de una noche que se prevé larga. -Bruselas restringirá los dividendos y bonus de los bancos que no lleguen al 9% de capital. -Las entidades no podrán vender activos de forma masiva o limitando el crédito

Los países de la UE han llegado a un acuerdo sobre la recapitalización del sector financiero europeo, según han informado a través de un comunicado tras hora y media de reunión en Bruselas. Según han consensuado los Veintisiete, la banca requerirá más capital, en un plazo relativamente breve y con intensa supervisión por parte de las autoridades bancarias para evitar que las entidades europeas consigan esos colchones de capital vendiendo activos masivamente o cerrando el grifo del crédito. Según el texto oficial del acuerdo y tal y como se esperaba, se endurecen los niveles mínimos de capital de máxima calidad hasta el 9% de los activos ponderados por riesgo, unos requisitos que las entidades deberán cumplir antes de julio de 2012. Alcanzar esta meta obliga al sector a incrementar su capital en 108.000 millones de euros.

El acuerdo da vía libre al plan de recapitalización del sector bancario que ya había dibujado Bruselas. De hecho, en un borrador previo a la cumbre de apenas tres páginas se hablaba ya a las claras de "consenso" sobre las medidas centradas en el sector financiero. Entre ellas también se destacaba la voluntad de la UE de restringir los dividendos y los bonus de las entidades que necesiten reforzar sus niveles de capital.

Los líderes de los Veintisiete están reunidos a estas horas en la sede del Consejo Europeo de la capital belga en lo que se ha bautizado como la cumbre crucial para salvar al euro. Este encuentro tendrá luego su continuidad con otra cumbre en formato más reducido entre los 17 países de la Unión Monetaria en lo que se prevé una noche larga. Sobre la mesa, además de la recapitalización, los jefes de Estado y de Gobierno deben avanzar en otros dos temas: la quita en la deuda griega y el refuerzo del fondo de rescate. También se espera que ante la falta de un compromiso serio de Italia con las reformas, se reclamen nuevos ajustes al Gobierno de Silvio Berlusconi, que antes del inicio del evento ya ha tenido una pequeña entrevista con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, y el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy.

No obstante, tras empezar por lo fácil, en la recapitalización era donde había más cercanía en las posiciones y mayores posibilidades de acuerdo, ahora viene lo difícil. Los propios dirigentes de la UE han admitido que, dada la complejidad y detalles técnicos de los asuntos a pactar, se apuesta más por un acuerdo político -de intenciones- que un consenso real sobre cómo se van a poner en marcha el refuerzo del fondo y el segundo rescate de Grecia.

Sobre la recapitalización, el capital de máxima calidad requerido será del 9%, lo que equivale a unos 108.000 millones de euros, y deberá estar listo el 30 de junio de 2012. Y para calcular las necesidades de los grandes bancos (en España son Santander, BBVA, Popular, La Caixa y Bankia) se medirá, por fin, la exposición a la deuda pública de los países con problemas al cierre del tercer trimestre de este año. También, tal y como reclamaba el sector español y había adelantado el Gobierno, podrá contabilizar sus emisiones de bonos convertibles como capital de máxima calidad.

Además, "los supervisores bancarios nacionales, con el apoyo de la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés), deberán asegurarse de que los planes para elevar el capital no llevan a un excesivo desendeudamiento, incluyendo el mantenimiento del flujo de crédito a la economía real", según rezaba el borrador de la cumbre, al que ha tenido acceso este periódico, y que luego fue convertido en acuerdo.

Junto a este control de la financiación, vital para mantener la economía en marcha, la UE prohibirá a los bancos que necesiten más capital repartir dividendos a sus accionistas o bonus a sus ejecutivos hasta alcanzar el colchón del 9%. El objetivo es que acudan al mercado a financiarse por su cuenta. Aquellos que no lo logren podrán contar con garantías de la UE para captar capital, lo que reducirá el precio de la operación, o recurrir a las ayudas públicas.

Si la vía privada no funciona, "la recapitalización podría venir a través de un préstamo del fondo de rescate en el caso de los países de la eurozona", según el texto. Tanto si las ayudas a las entidades llegan de los Gobiernos como si llegan del fondo de rescate serán consideradas ayudas de Estado pese a que el presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, lleva meses diciendo que la ciudadanía europea "no aceptaría" una segunda ronda de dinero público para la banca.

El BCE presta 56.900 millones a 181 entidades en su primera subasta de liquidez a largo plazo

El Banco Central Europeo (BCE) ha prestado hoy 56.900 millones de euros a 181 entidades financieras de la eurozona a través de una operación de inyección de liquidez a un año, según informó en un comunicado la autoridad monetaria. Esta cifra está por debajo de las previsiones del mercado, según afirma Bloomberg.

El interés del préstamo se determinará al vencimiento del período, basándose en los tipos medios de las operaciones de liquidez ordinarias y de carácter semanal que mantiene el BCE. Se trata de la primera inyección de estas características desde que el presidente saliente del BCE, Jean-Claude Trichet, anunciara a principios de octubre la reintroducción de medidas extraordinarias para ayudar al sector bancario europeo, con problemas de capitalización.

En junio de 2009, cuando la autoridad monetaria realizó el primer préstamo de este tipo para ayudar a la banca, el importe de la inyección ascendió a 442.240 millones de euros y se repartió entre 1.121 entidades.

Más información