Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

Sarkozy: "Se hablaba de España como de un milagro, pero ahora nadie quiere estar en su lugar"

El presidente francés recurre al caso español para advertir de que un país que no controla sus gastos no es independiente.- Un portavoz del Elíseo dice que el discurso del mandatario no es "despectivo"

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha afirmado hoy que España ha sido un país considerado como un "milagro" por su fuerte crecimiento durante los años de boom inmobiliario, pero que ahora nadie querría estar en su situación. "Durante décadas, se ha hecho como si uno se pudiera exonerar de las reglas del sentido común, y los países que no se han despertado a tiempo son países que ahora no pueden afrontar la situación", ha comentado Sarkozy, al aludir a la crisis económica, en un discurso público en Carcasona (sur de Francia).

"Mirad cómo cambian las cosas de rápido -ha añadido-. Se hablaba de España como de un milagro hace dos o tres años. Se hablaba de Irlanda como de un Eldorado. ¿Quién querría ahora estar en esa situación?". Así, ha insistido en que "un país que no hace el esfuerzo para controlar sus gastos es un país que ha dejado de ser independiente".

El portavoz del Ministerio francés de Exteriores, Bernard Valero, ha precisado posteriormente en declaraciones a Efe que ese discurso no debe considerarse "despectivo", porque lo importante para los dos países, "tal y como ha reiterado el propio Sarkozy, es unir esfuerzos y trabajar mano a mano para salir de la crisis".

"La prioridad para todos los países europeos, y en este contexto para Francia y España, es seguir trabajando juntos más que nunca para definir las soluciones a los problemas económicos y financieros actuales. Es lo que hemos hecho hasta ahora y es lo que seguiremos haciendo mañana" en la cumbre extraordinaria de Bruselas, añadió.

Valero quiso hacer hincapié en que Francia "reitera su reconocimiento y su alta valoración a los esfuerzos del Gobierno español dedicados a responder a una crisis que afecta no solo a España, sino a todos los países europeos".

El portavoz subrayó: "Estamos en una etapa de movilización general de todos los esfuerzos y buenas voluntades, y en ese contexto el único objetivo es salir de la crisis" para reanudar el crecimiento y el desarrollo económico.

Sarkozy, que con la canciller alemana, Angela Merkel, encabeza la negociación para tratar de llegar a un acuerdo para restablecer la confianza en la zona euro, también pronunció en la cumbre del pasado domingo en Bruselas palabras referidas a España, pero en otro sentido. Entonces aseguró que la economía española había salido de la zona de riesgo de verse arrastrada por el efecto contagio de la suspensión de pagos de Grecia.

Esta frase la pronunció el presidente francés al término del Consejo Europeo celebrado en Bruselas. Sarkozy, cuyo partido pertenece a la misma familia ideológica que el PP español, tuvo el pasado domingo exquisito cuidado en no inmiscuirse en la campaña electoral española y atribuyó los méritos de España, por igual, tanto a los "enormes esfuerzos" del presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, como a la "responsabilidad" del líder de la oposición, Mariano Rajoy.

Por contra, la canciller alemana, Angela Mérkel, no habló sobre España en la Cumbre de Bruselas. Sin embargo, el día anterior, sus palabras no favorecieron al Gobierno español. En un acto con las juventuds de su partido el pasado sábado, Merkel reclamó nuevos ajustes al Ejectutivo de Zapatero. "España ha hecho mucho, pero probablemente tendrá que hacer mucho más para restaurar la confianza de los mercados", advirtió.

Fuentes de Moncloa replicaron luego a la canciller alemana recordando que España ha tomado "medidas adicionales" para asegurar el cumplimiento del objetivo de déficit público, fijado este año en el 6%. "El esfuerzo suplmentario que reclama Merkel ya se ha hecho", subrayaron las mismas fuentes.