Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP revisará la privatización de Loterías por la sospecha de malversación

El Gobierno aprueba la salida a Bolsa de la entidad en la mayor oferta pública de venta de la historia de España. -Montoro aboga por investigar las condiciones de la operación si llegan al poder

El Gobierno ha aprobado hoy la salida a Bolsa del 30% de la Sociedad Estatal de Loterías y Apuestas del Estado (SELAE), lo que supone privatizar un organismo que acumula 250 años de titularidad pública a través del cual el Estado ha gestionado el sector del juego en España. La operación, que cierra un proceso abierto hace ya dos años, dará lugar a la mayor oferta pública de venta (OPV) de la historia del país y una de las mayores de Europa. No obstante, afronta algunas dificultades que van más allá de la delicada situación de los mercados y llegan al ámbito político. Entre estas últimas, el PP ha asegurado hoy que "revisará", si logra gobernar tras las elecciones, las condiciones de las privatizaciones para comprobar si existe "malversación de caudales públicos".

Según ha criticado el coordinador de Política Económica del PP, Cristóbal Montoro, que ha puesto el énfasis en la celeridad mostrada por el Ejecutivo en la venta parcial tanto de Loterías como de AENA, "este es el peor momento para hacer cualquier privatización" o "malvender" activos públicos. Máxime teniendo en cuenta que el país está en pleno proceso electoral, ha añadido antes de advertir que si se pretende "hacer caja a cualquier precio" se van a ver perjudicados los intereses del Estado.

Entre todas las privatizaciones previstas, el Gobierno aspira a recaudar unos 15.000 millones de euros. Solo con Loterías, según estimaciones del mercado, el Estado podría recaudar hasta 7.000 millones de euros, aunque este dinero no podrá ir a reducir el déficit público porque no se trata de un ingreso corriente. En concreto, se pondrán en circulación 375.617.760 títulos con un valor nominal de diez euros cada uno.

Dependiendo de la valoración, la compañía se convertirá en la séptima u octava empresa del principal índice bursátil español, el Ibex 35, por capitalización. Según estimó en junio el propio presidente de la compañía, Aurelio Martínez, el valor de la compañía en Bolsa rondaría los 21.000 millones de euros.

Pese al delicado contexto económico, algunos analistas estiman para Loterías, que forma parte de un sector claramente anticíclico, un crecimiento anual de entre el 3 % y el 4 % en los próximos ejercicios. De hecho, su condición de valor a salvo de los frenazos económicos y la política de repartir dividendos mensualmente, cuando lo normal es abonar dos pagos -uno a cuenta en enero y una actualización en junio-, son las principales bazas para vender la inversión.

En su conjunto, Loterías ingresó 9.592 millones de euros mediante los nueve juegos que gestiona: Lotería Nacional, Lotería Primitiva, Bonoloto, el Gordo de la Primitiva, Euromillones, la Quiniela, el Quinigol, Lototurf y Quíntuple Plus, de los que 5.323 correspondieron a la Lotería Nacional. En 2010, el sector del juego registró en España un descenso del volumen de negocio del 9,20 %, aunque para Loterías el recorte fue del 2,56 %. Sus beneficios se redujeron en un 13,3% hasta los 2.594 millones de euros. La propia empresa califica en su Memoria anual estos resultados como "nada desdeñables, dada la situación de crisis generalizada en la que está inmersa la economía española".

Del 30 % de la empresa que saldrá a Bolsa, el 40 % se ofrecerá a inversores institucionales (incluidos internacionales), mientras que el resto se ofrecerá al tramo minorista. Del total, un máximo del 10 % corresponderá al green shoe u opción de compra de un paquete accionarial reservado para los colocadores: Goldman Sachs, JP Morgan, UBS, Crédit Suisse, BBVA y Santander. De este modo, si la prima de emisión alcanza un valor similar, el efectivo captado con la operación podría rondar los 7.000 millones de euros, con lo que la de Loterías sería la mayor salida al parqué de la historia de España, por encima de los 4.500 millones captados por Iberdrola Renovables, y una de las mayores de Europa.

Tal y como ha explicado el ministro de Fomento y portavoz del Gobierno, José Blanco, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la oferta se dirige tanto inversores institucionales como minoritarios, y cumple con los objetivos de transparencia y publicidad que exige el Consejo Consultivo de Privatizaciones, que dio el lunes el visto bueno a la operación.

Una vez obtenido el visto bueno del Consejo de Ministros, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) debería aprobar el folleto de la emisión a finales de la semana que viene, lo que permitiría a Loterías abrir los libros y comenzar con la gira ante inversores el 3 de octubre. De este modo, el estreno bursátil podría tener lugar el 20 o 21 de octubre. Loterías empezó a funcionar en 1763, cuando Carlos III importó esta tradición napolitana.