Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El agravamiento de la crisis

Wen Jiabao: "China continuará expandiendo su inversión en Europa"

El primer ministro chino pide a Europa que conceda al país asiático el estatus de economía de mercado

Mientras Europa tiembla bajo el peso de la deuda pública, la amenaza de un desplome del sistema financiero del euro y las dificultades para reactivar su economía, China -cuyo PIB (producto interior bruto) se prevé que crezca más de un 9% este año- da lecciones de gestión y asegura que está dispuesta a ayudar a Occidente con un incremento de sus inversiones. Así lo ha dicho hoy el primer ministro chino, Wen Jiabao, quien ha tendido una mano a las renqueantes economías occidentales; con condiciones.

"China continuará expandiendo su inversión en Europa", ha afirmado en el discurso de apertura del Foro Económico Mundial en la ciudad costera china de Dalian. Pero antes -ha insistido-, Europa y Estados Unidos deben hacer frente a los problemas de endeudamiento y realizar cambios para restablecer la estabilidad financiera global y el crecimiento económico continuado. "Los países deben poner primero sus casas en orden", ha señalado tajante. "Las principales economías desarrolladas deberían llevar a cabo políticas monetarias responsables y efectivas, manejar de forma adecuada los problemas de deuda, garantizar la seguridad y la operación estable de las inversiones en el mercado y mantener la confianza de los inversores en todo el mundo", ha dicho, informa France Presse.

Wen Jiabao ha aprovechado el nutrido foro, conocido como el 'Davos de verano', en el que participan 1.500 altos ejecutivos y funcionarios de gobierno de 90 países durante tres días, para recordar a Europa una antigua petición a la que podría ir ligada la ayuda de Pekín: que conceda a China el estatus de economía de mercado. Esta designación técnica permitiría eliminar determinadas restricciones a las exportaciones y las inversiones chinas en Europa.

"Los líderes de la Unión Europea (UE) y los líderes de sus principales países deben mirar también con valentía a las relaciones con China desde un punto de vista estratégico", ha afirmado. "De acuerdo con las reglas de la OMC (Organización Mundial de Comercio), el estatus de economía de mercado completa de China será reconocido para 2016. Si las naciones de la UE pueden demostrar su sinceridad varios años antes, esto reflejaría nuestra amistad". El país asiático entró en la OMC en diciembre de 2001.

Los dirigentes europeos han asegurado en el pasado que la segunda economía del mundo no ha cumplido aún las condiciones necesarias, y que, por ejemplo, la mayoría de las grandes empresas chinas son propiedad del Estado y sus máximos ejecutivos son nombrados por el Gobierno. Otro freno para otorgar a China dicho estatus es que su moneda no sea convertible, según fuentes diplomáticas europeas.

Pero el mayor énfasis del primer ministro ha estado en la necesidad de que Occidente resuelva su problema de endeudamiento. Pekín tiene unas reservas extranjeras de 3,2 billones de dólares, gran parte de ellas en bonos del tesoro de Estados Unidos, y Wen ha pedido a Washington que gestione mejor su economía y proteja a los inversores globales. China teme que Estados Unidos recurra a medidas que erosionen el valor del dólar y, por tanto, sus activos americanos. Se estima que el 25% de las reservas chinas en divisas está en euros

El primer ministro ha prometido que Pekín continuará impulsando el crecimiento global, mediante el control de la inflación -que se ralentizó al 6,2% en agosto pasado, frente al 6,5% en julio (el valor más alto desde junio de 2008)- y las reformas para incrementar el consumo doméstico y reducir la dependencia de las exportaciones y la inversión. Pero ha advertido que la recuperación económica global será un proceso "largo" y "difícil", y que, a largo plazo -cuando alcance "una nueva etapa de desarrollo"-, el crecimiento chino se hará más lento. El PIB aumentó un 9,5% en el segundo trimestre, frente a un 9,7% en el primero.

La semana que viene, Pekín discutirá la posible ayuda a la eurozona con los líderes de los otros países que representan las economías más solidas entre los países emergentes, el grupo llamado BRIC (Brasil, Rusia, India y China). La reunión tendrá lugar en Washington.