Exxon y Rosneft se unen para explotar yacimientos de hidrocarburos

Ambas compañías explorarán y producirán de forma conjunta en varias regiones como el Ártico o el Mar Negro

Las petroleras norteamerica Exxon Mobil y rusa Rosneft han firmado en el balneario de Sochi un multimillonario acuerdo para explotar yacimientos de crudo en la plataforma continental del mar de Kara, en el Ártico ruso. Los ejecutivos de ambas compañías han firmado el documento que da nacimiento a una empresa mixta en presencia del primer ministro ruso, Vladímir Putin.

La noticia es un serio revés para British Petroleum, que vio fracasados sus intentos de trabajar con la estatal Rosneft debido a la oposición categórica de sus socios rusos de la compañía mixta TNK-BP, que incluso recurrió al Tribunal de Arbitraje de Estocolmo.

Al mismo tiempo, la firma del acuerdo significa un triunfo para Putin que quería atraer una compañía importante con la experiencia y la tecnología necesarias para explotar yacimientos en el mar de Kara. Exxon no es nueva en el mercado de Rusia: ya trabaja en el proyecto Sajalín-1 en la costa del Pacífico y este año firmó un acuerdo para desarrollar un proyecto con la misma Rosneft en el mar Negro.

Ambas compañías crearán en San Petersburgo el Centro de Investigación del Ártico para Proyectos Marítimos. Exxon y Rossneft trabajarán en los bloques 1, 2 y 3 del proyecto Prinovozemelsky Oriental, el mismo ofrecido con anterioridad este año a British Petroleum en un acuerdo fracasado que preveía el intercambio de acciones entre las petroleras.

Exxon tendrá un tercio de los proyectos Prinovozemelsky en el mar de Kara y del bloque de Tuapsé en el mar Negro; los dos tercios restantes quedarán en manos de Rosneft, que obtendrá a cambio su parte en los proyectos de exploración que la compañía norteamericana desarrolla en el golfo de México, más algunos otros proyectos, particularmente en Texas.

En la reunión sostenida con los dirigentes de ambas petroleras antes de la ceremonia de firma del acuerdo, Putin subrayó precisamente la circunstancia de que ante Rosneft se abren ahora buenas perspectivas de desarrollo en el mercado estadounidense.

«Estoy muy contento de que Rosneft tenga un socio estratégico tan fiable y bueno», ha dicho Putin refiriéndose a Exxon Mobil, a la que alabó por su «eficaz» participación en el proyecto Sajalín-1. Putin ha destacado que ahora las inversiones directas para desarrollar el proyecto del mar de Kara pueden llegar a los 300.000 millones de dólares. «Y si se toma en cuenta la construcción de las instalaciones y la preparación del territorio necesaria, esta cifra puede elevarse a los 500.000 millones», ha señalado.

Después de que en mayo Rosneft diera prácticamente por muerto el acuerdo previo con BP, competían por el proyecto en el mar de Kara, además de Exxon, Shevron y Shell.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción