La crisis del euro

Ordóñez cree que España hubiera sido rescatada sin el cambio de rumbo del Gobierno

Los partidos propinan un rapapolvo al gobernador del Banco de España en el Congreso. -Ordóñez revela que la obra social de las cajas habría aumentado en 17.000 millones con otros gestores y afirma que "algunos directivos tienen que ir desapareciendo"

El Gobernador del Banco de España ha asegurado hoy en el Congreso que, a su juicio, es "muy probable" que el giro económico del Gobierno, cristalizado en el plan de austeridad aprobado en mayo de 2010, "ha evitado que España tuviera que pedir el rescate". "Así lo creo yo", ha dicho Fernández Ordóñez durante su comparecencia para presentar la memoria del organismo en la Comisión de Economía y Hacienda, en la que ha tenido que hacer una clara defensa de su gestión ante las críticas recibidas por los partidos.

Cristóbal Montoro, del PP, ha acusado al gobernador del Banco de España de resultar "contumaz en el error a la hora de haber apoyado en un primer momento medidas de impulso de la demanda". También le ha pedido más autocrítica ya que tanto sus normas de solvencia bancaria como la reestructuración del sector no han moderado el riesgo país de España ni han hecho el crédito más accesible. La sequía del crédito es algo que también le ha reprochado José Luis Sánchez Llibre, de CiU, que le ha acusado de ejercer de "ministro de Economía en la sombra" por ocuparse más de la reforma laboral y los desequilibrios fiscales que de dar explicaciones sobre la marcha de la reforma del sistema financiero.

La prima española está en "un nivel injustificadamente elevado"
"El Banco de España no tiene que tomar ninguna medida" sobre el caso Botín
Más información
España logra reducir la rentabilidad de la deuda a corto plazo

Sánchez Llibre ha acusado a Fernández Ordóñez de "criminalizar a las comunidades autónomas por su déficit", cuando buena parte de este desfase presupuestario, ha recordado el diputado catalán, está causado por el Estado. También los diputados del PNV, Pedro Azpiazu, e ICV-Els Verds, Nuria Buenaventura, han reprochado al gobernador que se centre tanto en políticas económicas del Gobierno fuera del sector financiero. "El paro me importa, y mucho. Y la consolidación fiscal", les ha respondido el gobernador antes de defender que estos dos factores son "claves" para que el crédito vuelva y para reducir la prima de riesgo, que está en "un nivel injustificadamente elevado". Entre el rosario de críticas que ha recibido Fernández Ordóñez, Ramón Aguirre, del PP, también le ha acusado de maniobrar en los informes de la inspección.

Ordóñez también ha insistido en su intervención en que las comunidades autónomas deben aumentar la transparencia de sus cuentas con la publicación periódica de los datos de ejecución presupuestaria. Lo ha hecho en los mismos términos en que lo hizo el miércoles de la semana pasada al presentar el informe anual del Banco de España al consejo de la institución, cuando dijo que "sería deseable disponer de una publicación regular del conjunto y de cada comunidad autónoma, con la misma periodicidad, grado de detalle, desfase y facilidad de acceso que las del Estado", que se publican de forma mensual y no trimestral.

La reestructuración de las cajas

En su intervención en el Congreso, Fernández Ordóñez ha aludido a un estudio en el que se estima que los beneficios de las cajas de ahorros destinados a la Obra Social habrían crecido en 17.000 millones de euros en la última década si éstas entidades hubieran contado con una gestión mejor, más similar a la de los bancos. Así se desprende de un estudio del organismo regulador de los mercados al que le faltan algunos detalles para su publicación.

Ordóñez ha recalcado que la reestructuración del sistema financiero está centrada en las cajas que adolecen de "serios problemas de falta de eficiencia", y que si éstas entidades en su conjunto hubieran sido más eficientes con sus beneficios "en vez de gastarse dentro, en directivos, en tal (...)", la Obra Social habría sido mucho mayor. El gobernador del Banco de España ha incidido en la necesidad de "recapitalzar, profesionalizar, despolitizar y desindicalizar" algunas cajas de ahorros, al tiempo que ha defendido que "algunos de sus directivos tienen que ir desapareciendo".

Sobre los procesos de integración, ha enfatizado que sirven para avanzar en el gobierno corporativo y que el Banco de España "no fuerza a nadie a nada", pero "es evidente que sugiere", mientras que la legislación vigente incentiva la concentración con el objetivo de limar el exceso de capacidad financiera alimentada por la burbuja inmobiliaria.

Desaparición de las entidades mal gestionadas

"Era muy importante que desaparecieran las entidades peor gestionadas", ya sea liquidándolas o, como se ha hecho, integrándolas en otras entidades, lo que ha permitido "arrinconar a directivos" en procesos dirigidos "casi siempre" por los mejores gestores del grupo, ha añadido el gobernador. En este escenario, ha valorado que las cajas que salgan a Bolsa se someterán al escrutinio de los mercados igual que los bancos cotizados, absolutamente monitorizados por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y bajo una exigente normativa en materia de gobernanza. "Todo este caminar a la disciplina de mercado es bueno a largo plazo", ha defendido.

Ordóñez ha recordado que las cajas de ahorros que prevén salir a Bolsa, entre las que figuran Bankia y Banca Cívica, pueden solicitar una prórroga para ejecutar su salto al parqué hasta marzo de 2012, y que el organismo evaluará si les concede dicho aplazamiento.

El gobernador ha resaltado que la reestructuración financiera en España afecta a una parte "limitada" del sistema y que sólo cuatro cajas han optado por recibir recursos públicos del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) para reforzar su solvencia. "Nuestros bancos están bien, la banca mediana está bien y algunas cajas son tan sólidas como los bancos", ha afirmado.

Caso Botín

Al abandonar la comparecencia, Fernández Ordóñez también ha sido interpelado por los periodistas por el caso Botín y si la investigación abierta por la Audiencia Nacional contra el presidente del Santander, su hermano y varios de sus hijos por el dinero depositado en el HSBC de Suiza iba a afectar a su gestión al frente de la entidad. Según ha respondido, el supervisor no tiene que tomar ninguna decisión respecto a una investigación que sigue abierta.

Según ha añadido, la actuación que finalmente decida el Banco de España "depende de cómo vayan los procedimientos". Así, si el proceso judicial llega a una fase en la que el organismo tenga que intervenir, se hará, pero de momento "el Banco de España no tiene que tomar ninguna medida", ha insistido.

"Tengo los servicios jurídicos preparados para todo, en el momento en que cualquiera de los procedimientos (también el del consejero delegado del Banco Santander, Alfredo Sáenz) tuviera que intervenir el Banco de España tomando una decisión, la tomaría, mientras tanto el Banco de España no puede tomar una decisión, ni debe porque el procedimiento puede seguir otras vías", ha explicado.

El gobernador del Banco de España, Miguel Fernández Ordóñez, durante su comparecencia en el Congreso.
El gobernador del Banco de España, Miguel Fernández Ordóñez, durante su comparecencia en el Congreso.ULY MARTÍN
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS