Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Balance anual del BdE

El Banco de España pide acabar con la vinculación de salarios y precios

La economía habría crecido el 2,5% en 2010 sin la rigidez salarial. -Las cláusulas de revisión apenas afectan al 20% de los asalariados. - "Resulta prematuro efectuar una evaluación" de la reforma laboral, dice el regulador

Para el Banco de España uno de los grandes males del mercado laboral español es la vinculación de salarios y precios. A ella se le puede achacar gran parte de la destrucción de empleo, según el regulador. Así que una de sus demandas para el futuro en la memoria anual de 2010 es acabar con esta vinculación. En concreto, lo que pide es eliminar el mecanismo que lo posibilita: las cláusulas de revisión salarial que evitan que los trabajadores pierdan poder adquisitivo.

El peso de estas cláusulas en el mercado laboral español, "prácticamente inexistente en los salarios en el resto de la Unión Monetaria Europea", es también causa de la peor evolución de la economía española frente al resto del continente "debido al insuficiente ajuste de precios y salarios". Gracias a ella, en España no existe la flexibilidad salarial que sería deseable para el Banco de España y los sueldos no se ajustan como deben a la coyuntura económica ni cuando tienen que hacerlo.

"En ausencia de esa rigidez, por ejemplo, los salarios hubieran caído un 1,4% en 2009, frente al crecimiento del 4% observado, lo cual habría provocado, dado el efecto retardado de estos sobre el empleo y la actividad, un impulso positivo sobre el PIB de 2,6 puntos porcentuales en 2010", un año en que la economía retrocedió el 0,1%, de modo que el cálculo del Banco de España es que la economía podría haber crecido un 2,5%.

Cláusulas de revisión salarial

Las cláusulas de revisión salarial son uno de los chivos expiatorios habituales del Banco de España a la hora de apuntar a los defectos del mercado laboral. A finales de 2010, apenas gozaban de ellas 3,2 millones de asalariados españoles (el 45,7% de los que contaban con un convenio y el 20,9% de los que trabajaban por cuenta ajena). Este es un mecanismo que corrige la diferencia entre el aumento salarial pactado entre trabajadores y empresarios al comienzo del año y la evolución de los precios al final del ejercicio.

La memoria llega apenas unos días después de que el Gobierno haya aprobado la reforma de la negociación colectiva, reclamada con insistencia por el gobernador del Bando de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, en los últimos meses. Por tanto, no hay una valoración de la nueva norma y sí una reclamación de cambios en los convenios.

"Un diseño más adecuado de la negociación colectiva permitirá mejorar la capacidad de reasignación del empleo entre sectores, empresas o regiones, lo cual facilitaría una salida más rápida del desempleo elevado", afirma el documento. "El adecuado funcionamiento de los mecanismos de formación de salarios es una pieza clave de la capacidad de ajuste macroeconómico". Con estas frases, y aunque no hay una valoración de la última gran reforma de Zapatero, casi puede concluirse que al Banco de España le parecerá insuficiente, ya que no toca este aspecto de la negociación colectiva.

Decepción ante la reforma laboral

En este punto, Fernández Ordóñez ha comentado durante la presentación del informe que el decreto contiene "alguna mejora" respecto a la regulación actual, pero se ha mostrado confiado en que durante su tramitación parlamentaria se logren más avances con vistas a mejorar la productividad y competitividad de sus empresas.

Sobre la reforma laboral aprobada en septiembre de 2010, el Banco de España dice que todavía es pronto para hacer una valoración. "Resulta prematuro efectuar una evaluación". Sin embargo, más adelante muestra su decepción por los primeros pasos. "Las mayores posibilidades de descuelgue salarial de la norma deberían traducirse en incrementos moderados de los salarios negociados, pero esto [...] no se está observando en los primeros meses de 2011". Este comentario se refiere al aumento salarial superior al 3% visto a comienzos de año; sin embargo, ya en abril y mayo se ha iniciado una senda descendente. Así, el mes pasado la revisión salarial quedó en el 2,8%, mientras que los precios subieron un 3,5%.

No es el único punto que decepciona al Banco de España de la reforma laboral. "En conjunto, se trata todavía de medidas de carácter parcial que no modifican los rasgos fundamentales del marco laboral, como los sistemas de contratación y de negociación colectiva, por lo que no pueden alterar de forma decisiva su funcionamiento".

Políticas activas de empleo

La otra gran reforma laboral que demanda Fernández Ordóñez atañe a las políticas activas de empleo y al sistema de protección a parados para "evitar que el incremento del paro se convierta en institucional". La línea en la que apunta es en la de vincular más el derecho a recibir una prestación por desempleo a buscar activamente un puesto de trabajo. "Las reformas aprobadas en febrero de 2011 apuntan en esta dirección, aunque, de nuevo, es pronto para evaluar sus efectos".

Por si hubiera alguna duda del peso que le da el organismo a estas materias, para el gobernador, "la mejora del funcionamiento del mercado laboral sigue siendo la tarea de política económica más necesaria e imperiosa". Ni déficit ni cajas, actualizar el sistema a los países del entorno.