Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La venta de viviendas se desploma en su peor trimestre registrado

Las operaciones entre enero y marzo se reducen un 50% frente a finales de 2010, con 74.540 transacciones tras el fin de la desgravación fiscal generalizada

El sector inmobiliario ya había avisado de la que se le venía encima este año tras el fin de la desgravación generalizada a la compra de vivienda. Y el vaticinio se ha cumplido. La compra de casas ha sufrido en este arranque de 2011 su peor trimestre desde el estallido de la crisis inmobiliaria a mediados de 2007, según los datos del Ministerio de Fomento. De hecho, las 74.540 transacciones inmobiliarias registradas en este periodo suponen el dato más pobre desde que en 2004 el departamento que dirige José Blanco empezó a realizar esta estadística.

En porcentaje, el parón en las ventas se ha traducido en un recorte del 30% frente a las operaciones realizadas en los tres primeros meses de 2010 y un 50% con respecto al último trimestre de 2010, cuando el mercado vivía una pequeña época de esplendor que, a la vista de los datos publicados hoy, era más bien efímera. En el arranque del pasado año, el incremento del IVA anunciado para julio de 2010, un impuesto que solo se aplica a la obra nueva, y el final de la desgravación para rentas superiores a 24.100 euros brutos anuales animaron a los potenciales compradores. Pero ahora, sin incentivos y con dificultades para acceder a una hipoteca, quedan pocas opciones tanto para vender como para comprar una vivienda.

Con vistas al futuro, se prevé que las caídas en el segundo y el último trimestre del año sean también importantes, ya que fue entonces cuando el sector revivió sus mejores tiempos del boom con más de 150.000 casas que cambiaron de manos en cada uno de estos periodos. Según el secretario general del grupo que aúna a las principales inmobiliarias cotizadas (G-14), Pedro Pérez, los malos datos de ventas se repetirán en el segundo trimestre y posiblemente al cierre del ejercicio, siempre que no mejore la financiación bancaria.

Si la comparación se realiza con respecto a los últimos doce meses, cuando se vendieron 458.748 viviendas, el resultado es de un descenso bastante inferior, del 1,6%. Con este dato sobre la mesa se "sigue manteniendo la tendencia creciente para 2011, más allá de la caída puntual" del primer trimestre, ha afirmado el director de la Cátedra Inmobiliaria del Instituto de Práctica Empresarial (IPE), José Antonio Pérez, en declaraciones a EP. Esta circunstancia, unida a que el ritmo de compraventas "sigue aumentando lentamente en caseta de obra", pronostica un cierre de 2011 "con ligeros incrementos sobre 2010", ha valorado antes de destacar que "el mercado se sigue moviendo".

Más cauto, el jefe de estudios de idealista.com, Fernando Encinar, no ha descartado que se produzca un "ajuste severísimo" de las ventas ante la posibilidad de que aumenten "significativamente" las dificultades para cerrar operaciones, a no ser que se baje el precio. Sin embargo, coincide con Pérez en dejar la puerta abierta a una eventual mejora a lo largo que avance el ejercicio. El dato positivo, subraya, es que a medida que han ido pasando los meses se ha producido una "leve" mejora de las compraventas y, de hecho, en marzo ya casi se situaron en niveles de octubre 2010, aunque todavía se mantienen en niveles insuficientes para hablar de recuperación.

Con vista al impacto de este frenazo en las compraventas fuera del sector, el parón, además, complicará aun más la situación de las entidades financieras, sobre todo de las cajas, ya que siguen acumulando en sus balances un importante volumen de inmuebles -aunque aún tienen más suelo- canjeados por deuda a promotoras e inmobiliarias. La banca fue, precisamente, el agente más activo del mercado a lo largo del pasado año.

Para seguir dando salida al alto número de viviendas vacías, cuyo stock logró reducirse en 2010 gracias a los incentivos fiscales por primera vez desde el inicio de la crisis en 2007, a los vendedores no les queda otra que seguir bajando precios. Según advirtió la semana pasada el Banco de España, la vivienda seguirá abaratándose hasta 2012 e, incluso, hasta principios de 2013.

Según Fomento, la vivienda ha perdido un 15,4% de su valor en los últimos cuatro años. En términos reales (descontando la inflación), la caída llega al 20%, según destacó el director general del servicio de estudios del antiguo instituto emisor, José Luis Malo de Molina. Además, sus cálculos apuntan a que el ajuste se completará en los dos próximos años para situarse en el 30% (cerca del 25% en términos nominales). Según estas previsiones del Banco de España, al descenso de precios le queda por recorrer un tercio del camino, aunque todo apunta a que casi todo el ajuste pendiente se concentrará este año.

Entre los datos de Fomento llama la atención que solo aumentan las transacciones realizadas por extranjeros residentes, que crecieron un 3,4% frente al primer trimestre de 2010, con 6.876 operaciones.

Frente al INE, que usa los datos sobre compraventa del registro oficial, lo que lleva un retraso frente a cuando se realiza la operación de hasta tres meses, Fomento recurre a los datos del Colegio del Notariado, que recogen el número de operaciones formalizadas en escritura ante notario, que acumulan un menor decalaje.