Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El paro baja en mayo gracias a los contratos temporales de verano

Los servicios públicos registran 79.701 desempleados menos, la segunda mayor caída desde la crisis - Los contratos fijos retroceden al 8% del total

El paro baja en mayo gracias a los contratos temporales de verano

La recuperación laboral empieza a tomar cuerpo, aunque a cámara lenta. El paro baja, los contratos remontan y la Seguridad Social mejora sus cifras, pero en ninguno de los casos los avances permiten constatar un cambio claro de tendencia. Los servicios públicos de empleo registraron en mayo 79.701 parados menos que en abril, la segunda caída mensual más intensa desde que arrancó la crisis. Con todo, el dato es muy similar al del año pasado, lo que indica que se avanza con cuentagotas. Y las cifras se ven en buena medida empañadas por un nuevo retroceso de la contratación fija en mayo, casi un año después de que entrara en vigor la reforma laboral que pretendía fomentarla.

Mayo ha continuado la tímida mejora en el mercado de trabajo iniciada en abril. El quinto mes del año siempre aligera las listas del paro -solo en 2008 crecieron-, principalmente por las actividades ligadas al turismo, aunque las demás también resultan beneficiadas. Al igual que ocurría en abril, la mejora es atribuible exclusivamente a la temporada. Porque si se depurase el dato de los efectos estacionales, el paro aun crecería en 38.033 personas, según los datos divulgados ayer por el Ministerio de Trabajo. El PP se escudó en esta cifra desestacionalizada para lamentar la evolución del mercado laboral.

Con el descenso de mayo, el número de parados que contabilizan los servicios de empleo se sitúa en casi 4,2 millones, aunque el diagnóstico más fiable del mercado laboral español -y homologable con Europa- lo arroja la encuesta de población activa, que presumiblemente tocó techo en marzo con casi cinco millones de parados.

El diagnóstico más preocupante de los datos conocidos ayer radica en el tipo de empleo que emerge en la fase final de la crisis. La secretaria de Estado de Empleo, Mari Luz Rodríguez, se esforzó ayer en destacar los avances que ha experimentado el contrato estrella de la reforma laboral, el indefinido con despido más barato. Esa norma ha propiciado 266.000 contratos con ese sello, pero ni así ha ganado peso la fórmula indefinida. Al contrario, los contratos fijos han caído en el último año y representan ya un magro 8% de todos los firmados en mayo, el porcentaje más bajo en ese mes desde 1997.

A cambio, los temporales no dejan de crecer. "En el momento en que estamos [de incertidumbre económica], es hasta cierto punto normal que crezca la temporalidad", justificó Rodríguez. La duda reside en si esos contratos acabarán transformándose en fijos una vez concluida la crisis o si la recuperación se cimentará sobre las mismas bases que tan débiles se han revelado durante los tres últimos años. A la vista de estas cifras, UGT y CC OO alertaron de los riesgos de que la contratación vuelva a descansar sobre la temporalidad.

Tanto la responsable de Empleo como el secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado, rechazaron las palabras del gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, sobre el "horror" de los empresarios a contratar por las rigideces laborales. "Los sectores que tienen actividad contratan sin problemas. Habría que modular un poco ciertas afirmaciones", le reprochó Granado.

Esos sectores con incipiente actividad han logrado incorporar 117.990 afiliados a la Seguridad Social en mayo, con lo que los cotizantes suman casi 17,6 millones, un nivel similar al que había en noviembre del año pasado. Al igual que ocurre con las cifras del paro, la mejora proviene del empleo estacional, pues si se homogeneizara la serie eliminando los picos imputables a la temporada, el sistema perdería algo más de 10.000 personas.

Así, la actividad más floreciente del mes es la hostelería, que crece un 4% respecto a abril y también avanza en el año. A esa rama se ha sumado una ayuda inesperada: el sector público. Aunque la estadística de Trabajo no permite aislarlo completamente, la categoría de Administración pública, que agrupa a una parte del sector, registró en mayo el nivel más alto desde diciembre de 2009, a pesar de las políticas de contención del empleo público. "Nos ha sorprendido. No sé si las elecciones han tenido algún efecto", apuntó Granado.

Las prestaciones de paro -tanto en gasto como en número de beneficiarios- caen ya a un ritmo interanual de dos dígitos, debido a que cada vez más personas agotan sus derechos al tiempo que disminuyen las nuevas entradas. Como principal novedad de abril (estos datos se ofrecen con un mes de retraso), los servicios de empleo reconocieron ya la prestación en un día de media.