Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El empleo en Alemania vuelve a marcar otro récord

La locomotora europea logra reducir de nuevo el número de desempleados en abril hasta su nivel más bajo desde la reunificación con 2,97 millones

La tasa de paro de Alemania volvió a bajar en abril, con lo que marca de nuevo su nivel más bajo de las dos últimas décadas o, lo que es lo mismo, un récord desde el proceso de la reunificación del país, que salido de la crisis reforzada en su papel de locomotora europea. Según los datos publicados hoy por el Ministerio de Trabajo, el número de desempleados bajó en 37.000 personas a lo largo de este mes, con lo que el total de parados se situó en 2,97 millones, su nivel más bajo desde 1992.

Gracias a este descenso, la tasa de paro ajustada estacionalmente, lo que significa que está corregida de efecto calendario, se mantuvo en el 7,1%, también un hito en las dos últimas dos décadas. Durante el pasado mes, añaden los datos oficiales, se crearon 39,000 empleos.

"El mercado laboral alemán ha estado mejorando rápidamente durante los últimos 18 meses y las previsiones apuntan a más creación de empleo y nuevos descensos en el paro", ha valorado Aline Schuiling, economista del banco ABN AMRO.

La mejora, añaden los analistas, ha sido posible gracias a la fulgurante recuperación económica de Alemania. Gracias al tirón de sus exportaciones y sus manufacturas, el país ha podido dejar atrás con sus tasas de crecimiento más fuertes desde la II Guerra Mundial.

Además, en contraste con la evolución del empleo en Alemania, otros países de la UE, especialmente los llamados periféricos del euro y con España, en términos de empleo, como el peor alumno de entre los socios europeos, han seguido viendo como el deterioro de su mercado laboral se prorrogaba en los últimos meses. Precisamente, el problema de estas economías está en sus raquíticos ritmos de crecimiento.

A modo de ejemplo, si el Gobierno alemán espera cerrar el año con un avance de su PIB del 2,6%, España, según las optimistas previsiones del Ejecutivo, ya que casi duplican a las de los organismos internacionales y expertos, apenas crecerá un 1,3%.