Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Eroski frena la inversión y desea otra gestión para las tiendas

El nuevo presidente del grupo Eroski, Agustín Markaide, llevó ayer a Madrid su plan de actuación, en el que asume el fuerte recorte de las inversión de su compañía en sintonía con sus previsiones de mantener un perfil "bajo" hasta que se aclaren las perspectivas económicas. Además, admitió que Eroski busca un nuevo modelo para sus tiendas.

A juicio de Markaide, "depende más de lo ocurra en el exterior que dentro, porque la situación financiera que tenemos es estable, ya no nos preocupa y ha pasado a un plano secundario", dijo, antes de precisar que "la compra de Caprabo no fue el problema; representó un tercio de las inversiones en un quinquenio". El presidente de Eroski auguró que el precio en el sector de la distribuición se mantendrá este año a pesar del incremento de las materias primas. Incidió en que en Eroski "la gestión del precio de los productos es permanente, pero no es distintiva".

La compañía, que pretende orientarse al cliente, implantará un modelo de gestión de tienda "más cercana", con autonomía en la gestión y con más productos locales. Se trata, según Markaide, de un "cambio revolucionario internamente y en el sector", donde predominan las "empresas sucursalizadas". En concreto, Eroski buscará la adaptación de cada tienda a su mercado, con un funcionamiento autónomo por punto de venta que "sólo es posible" en una sociedad cooperativista, donde "los trabajadores son los dueños de la tienda". Este proyecto, remarcó, propiciará "frutos múltiples" en materia de satisfacción de clientes y trabajadores, así como de mas beneficios.