El banco irlandés nacionalizado AIB renuncia a los bonus

El Gobierno fuerza a la entidad a descartar la medida porque se iba a pagar con dinero de los contribuyentes

El Allied Irish Banks (AIB) anulará las primas de sus ejecutivos después de que el Gobierno advirtiese de que no continuará inyectando dinero de las arcas públicas en los bancos nacionales si continúan aplicando esta política de bonus. El ministro irlandés de Finanzas, Brian Lenihan, ha explicado que envió este lunes una carta a la dirección del banco recordando que su recapitalización por el Estado, el principal accionista, estaba condicionada por la suspensión de las primas, independientemente de los beneficios logrados.

El AIB anunció el pasado jueves que iba a pagar 40 millones de euros en bonificaciones a unos 2.400 empleados, después de que la Justicia irlandesa aceptase que el pago de las primas fueron acordadas antes del comienzo de la crisis económica en 2008. Un día después, Lenihan advirtió de que el Gobierno gravará en el futuro el 90% del dinero que paguen en bonificaciones a sus ejecutivos los bancos nacionales acogidos al plan de garantía estatal, que protege su deuda y depósitos.

Más información
El banco irlandés rescatado AIB da 40 millones en bonus a sus ejecutivos

Aún así, el AIB siguió adelante con los pagos, razón por la que el Gobierno se ha visto obligado a enviar la citada misiva al banco, en la que prevé, además, cambios en la legislación al respecto, según explicó hoy el ministro. "Durante el fin de semana reflexioné sobre este asunto, lo traté con el Fiscal General y con el Taoiseach (primer ministro) y concluí que podía escribir una carta que cambiase las circunstancias (...) y ofreciese al AIB motivos para que no efectuasen esos pagos", ha explicado Lenihan.

Una medida "inaceptable"

El titular celebra que la entidad haya rectificado, ya que es "inaceptable" recurrir al "dinero de los contribuyentes" para conceder primas, ha insistido. Desde la entidad, el director de servicios corporativos del AIB, Alan Kelly, ha admitido que la dirección del banco se sentía "claramente incómodo" con el pago de bonificaciones y ha tratado de retrasar los pagos tanto como pudo. Además, ha añadido que sus obligaciones contractuales han quedado ahora anuladas por la carta del ministro, que, ha dicho, "refleja lo obvio".

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Lenihan también ha presentado hoy una nueva ley que concede al Gobierno más poderes para acometer la reestructuración del sistema bancario nacional, según lo acordado con la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) en el plan de rescate a este país por 67.500 millones de euros. Entre otras medidas, la ley prevé que, bajo "ciertas circunstancias", según ha dicho Lenihan, los tenedores de deuda subordinada carguen con parte de las pérdidas incurridas por las entidades financieras.

Los nuevos poderes que establece la ley, que se debatirá mañana en el Parlamento de Dublín, afectan a los bancos, cajas de créditos y entidades prestamistas amparadas por el plan de garantía del Estado, que protege su deuda u depósitos. El proyecto también otorga al ministro de Finanzas autoridad para, por ejemplo, transferir los activos y pasivos monetarios de estas entidades y facilitar así la reestructuración del sector. No obstante, estos poderes serán revocados en diciembre de 2012, cuando el Gobierno de Dublín podrá revisar con la UE y el FMI los progresos logrados y, quizá, modificar alguno de los términos del acuerdo del plan de rescate.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS