Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La banda ancha en España, escasa y cara

El último informe de la OCDE mantiene a España como uno de los Estados con peores baremos de acceso a Internet

La banda ancha en España sigue siendo cara y escasa. Ese es al menos el diagnóstico del último informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). A junio pasado, la penetración de banda ancha española es de 22,2 conexiones por cada 100 habitantes, por debajo de la media de la OCDE (24,2), y ocupando el puesto vigésimo de la lista encabezada por Holanda (37,8), Dinamarca (37,3) y Corea (34,4).

Por debajo de España se sitúan diversos países de la Unión Europea como Italia (21,3), Irlanda (20,3), Portugal (18,9) o Grecia (18,7), pero sobre todo Chile (10,2), México (10,1) y Turquía (9,4) que eran los tres países que cerraban la lista.

Respecto al precio, España está entre los 10 países más caros en todas las categorías en las que la OCDE divide las ofertas según la velocidad de conexión. Así es el séptimo país más caro en la velocidad baja (hasta 2 megabit por segundo), con 36,89 dólares; el quinto más caro en velocidades medias (de 2 a 12 megas), con 57,9 dólares; ocupa el puesto 14 en el tramo medio (de 12 a 32 megas); y es el octavo más caro en la de velocidad más alta (a partir de 32 megas), con 85,04 dólares.

Por penetración en el hogar, el 51,3 de los hogares españoles tiene acceso a Internet frente a la media europea del 56% o el 95,9% de Corea. El único dato positivo es que la banda ancha crece a un mayor ritmo en España que en la media. En el último año, la penetración había aumentado una media de 1,42 puntos en la OCDE, frente a los 1,7 puntos que creicó en España aunque los mayores avances se habían constatado en Suiza (3,74 puntos), Luxemburgo (3,33), Francia (2,45) y Japón (2,05), Portugal (1,92) y México (1,90).

Por tecnologías salimos peor parados en cuanto a fibra óptica hasta el hogar, ya que sólo tenemos el 1,5% del total frente a la media de la OCDE del 16,9% o el 86,5% de Japón. Sólo en la extensión del 3G de la telefonía móvil España está por encima de la media con un 83% de penetración frente al 81,1. Corea (99%) y Portugal (98%) ocupan los primeros puestos.