Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La venta de viviendas registra su mayor avance desde el inicio de la crisis

La compraventa de casas aumenta un 30% en agosto con 43.817 operaciones ante la próxima restricción de las deducciones fiscales a partir del próximo enero

La próxima restricción de la deducción fiscal por la compra de vivienda en enero de 2011 está dando ánimos a un mercado inmobiliario que, tres años después del inicio de los problemas, sigue en crisis y buscando cuáles son sus niveles sostenibles. Según ha informado hoy el Instituto Nacional de Estadística, la venta de casas ha vuelto a subir en agosto por octavo mes consecutivo y, además, a su mayor ritmo desde que el estallido de la burbuja inmobiliaria con un aumento del 30% frente al mismo mes de 2009.

Aunque el dato está condicionado por los bajos niveles alcanzados en agosto de 2009, el repunte tiene la suficiente envergadura como para confirmar que, tal y como sostiene el Gobierno, ya se ha tocado fondo y el sector está empezando su recuperación. En términos absolutos, las 43.817 viviendas que han cambiado de manos en agosto también suponen una cifra alta en relación a las alcanzadas a lo largo de la crisis, de hecho es la segunda mejor de los dos últimos años, lo que cobra mayor relevancia si se tiene en cuenta la caída de la actividad por las vacaciones. No obstante, está muy lejos de las más de 80.000 que se compraban en los buenos tiempos previos al estallido de la crisis. Aunque, en cualquier caso, todo el mundo da por hecho de que aquellos niveles no se volverán a tocar.

Por tipo de vivienda, el 89,6% del total fueron libres y el 10,4% de protección, lo que supone un avance del 55%. La compraventa de viviendas de segunda mano creció un 33,9% en tasa interanual, hasta 20.507 transacciones, mientras que la de viviendas nuevas aumentó un 26%, con 23.310 operaciones en el octavo mes del año.

La reactivación en las ventas, según coinciden en señalar los expertos, responde a la combinación del descenso de precios y el final de las ayudas fiscales, y tiene su reflejo en la concesión de hipotecas, que lleva desde enero en crecimiento. Sobre el primer punto, según los datos de la tasadora Tinsa, la vivienda libre cuestan ahora un 17% menos que en agosto de 2007, antes del parón en las ventas, y aunque ha empezado a registrar repuntes en tasa intermensual en la primera mitad de 2010, los analistas prevén que la tendencia se prorrogue durante algunos meses más hasta que se absorba el stock de pisos sin vender. Según el Ministerio de Vivienda, a finales de 2009 había 700.000 pisos esperando su dueño.

Al mismo tiempo, y en un claro efecto retroactivo, la tendencia a la baja en los precios ha cogido fuerza en los últimos meses porque los vendedores quieren aprovechar la presencia de más compradores en el mercado que no quieren prescindir de la deducción fiscal.