Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'grupo de los 100' recomienda usar toda la vida laboral para calcular la pensión

El colectivo de expertos dice que el sistema actual es "injusto".- Respalda el retiro a los 67 años y elevar a 40 años el mínimo para cobrar el 100%

Mientras los partidos negocian los cambios que compondrán la anunciada reforma de las pensiones, los expertos dan su opinión sobre por dónde deberían ir las modificaciones. Para el grupo de los 100 economistas, que hoy han presentado una propuesta actualizada sobre este tema, utilizar toda la vida laboral para calcular la pensión, elevar de 35 a 40 los años que hay que cotizar para cobrar la pensión máxima y aumentar a los 67 años la edad legal de jubilación son los tres ejes de la reforma de las pensiones que, según recuerdan, estaría destinada a los jóvenes, que son los que la van a sufrir.

Según ha explicado en rueda de prensa Pablo Vázquez, de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea), que promueve el nuevo manifiesto de los 100, los jóvenes españoles tienen derecho a contar con un sistema público de pensiones moderno, similar al sueco y que se basa en esos tres principios. La razón principal que se aporta es que el sistema actual español es "injusto", ya que prima carreras cortas de trabajadores cualificados o de autónomos, frente a las de mayor duración de asalariados con baja cualificación.

Por ello, Vázquez ha afirmado que la reforma que proponen es "urgente", ya que los jóvenes de 40 años necesitan saber si van a cobrar una pensión, algo que ahora no está garantizado. De la propuesta de reforma del Gobierno, cuya medida principal es elevar la edad de jubilación en dos años (de los 65 a los 67), Javier Díaz-Jiménez (del IESE) ha valorado que sólo mejora la sostenibilidad a medio plazo, porque retrasa la aparición del primer déficit a 2020, pero no permite resolver las pensiones "definitivamente".

El grupo de los 100 también presentó en su día propuestas sobre la Ley de Economía Sostenible o sobre las iniciativas que, a su parecer, eran necesarias para que España superase la crisis. Sin embargo, su idea más controvertida fue la que promovía la creación de un contrato laboral único con despido creciente.