Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El BBVA será el patrocinador oficial de la NBA

La entidad acuerda la esponsorización de los torneos masculino y femenino durante cuatro años en EE UU, España y Puerto Rico.- El banco quiere extender el pacto a Latinoamérica y Asia

BBVA ha llegado a un acuerdo con la Asociación Nacional de Baloncesto norteamericana (NBA, en inglés), así como la liga femenina (WNBA), para convertirse en el patrocinador oficial de ambos torneos durante cuatro años. El acuerdo ronda los 75 millones de euros (100 millones de dólares) e incluye a EE UU, España y Puerto Rico.

La entidad quiere ampliar el contrato a otras zonas geográficas, empezando por Latinoamérica (donde daría prioridad a México y Argentina) y acabando por Asia. El acuerdo se efectuará a través de su filial, BBVA Compass, de la siguiente manera: 8,5 millones de euros el primer año en derechos por ser el patrocinador oficial; y 6,9 millones también la primera temporada por su actuación de patrocinio en televisión, márketing y acciones. Este desembolso, que puede variar durante los cuatro años que durará el acuerdo, y al que hay que sumar la inversión que se hará en los demás países, puede rondar los 75 millones de euros.

BBVA, uno de los bancos más importantes del mundo con 48 millones de clientes, posee más de 700 sucursales en Estados Unidos. Actualmente, siempre según el tabloide neoyorquino, está centrando sus esfuerzos en esponsorizar deportes de calado en EE UU, que cada vez ganan más popularidad en Europa. El BBVA también patrocina la Liga de Fútbol Profesional, a la que da nombre, así como la Segunda División.

No solo la entidad persigue objetivos al otro lado del Atlántico: la propia NBA también quiere atraer más inversión extranjera. La liga ha abierto una oficina en Moscú y ha estado promocionándose en China. En este país muchos equipos jugarán ahora la pretemporada, además de en España. E inversores chinos y rusos también han comprado acciones en diferentes equipos. El colofón llegó ayer, con la sencilla victoria del combinado norteamericano en el Campeonato del Mundo ante el anfitrión, Turquía.