_
_
_
_

Una huelga amenaza con cerrar los aeropuertos de Reino Unido

La fecha de la movilización se decidirá el próximo 16 y no podrá tener lugar hasta el próximo 23 de agosto

Otra huelga sin fecha atenaza al turismo en plenas vacaciones. Los trabajadores del gestor aeroportuario británico BAA, propiedad de Ferrovial, han votado hoy a favor de convocar una huelga por la falta de un acuerdo sobre sus condiciones salariales. Los representantes del sindicato mayoritario Unite han acordado ahora reunirse el próximo día 16 para decidir la fecha de la movilización. Como deben informar de la misma con siete días de antelación, la huelga, si finalmente tiene lugar, no podrá realizarse hasta después del 23 de agosto, la fase final de la temporada alta.

Según ha reconocido la empresa, el paro puede llegar a cerrar las instalaciones. El motivo es que a la protesta se han sumado colectivos tan esenciales para su funcionamiento como los bomberos o los guardias de seguridad, ya que la ley obliga a que haya un mínimo de ellos trabajando para no suspender las operaciones. Por este motivo, el paro amenaza dificultará el tráfico de aviones en el resto de Europa, ya que Heathrow o Stansted, ambos en Londres y afectados por las movilizaciones, son centros clave para las conexiones aéreas con el continente. Además de estos dos aeropuertos, BAA gestiona los aeródromos de Southampton, Edimburgo, Glasgow y Aberdeen, estos tres últimos en Escocia.

Más información
El acuerdo entre BAA y los operarios de los aeropuertos británicos evita la huelga

En un día de la temporada de verano, por estos seis aeropuertos transitan una media de 300.000 personas, siendo el de Heathrow (el quinto más transitado del mundo) el potencialmente más afectado, ya que llega a operar en estas fechas más de 200.000 viajes. Desde el Gobierno, el primer ministro David Cameron se ha apresurado a advertir de que la huelga no conseguirá nada "aparte de causar daño" a los viajeros, empresas y, por extensión, al empleo y a la maltrecha economía británica en su conjunto. Asimismo, también afectará a los países de destino de los turistas británicos.

Según han informado desde fuentes sindicales, la proporción de trabajadores que ha apoyado la huelga ha sido de tres a uno (más de un 60%). En total, han votado la mitad de los 6.000 empleados de BAA. El motivo del conflicto está en que el incremento salarial del 1% para 2010 que les ofrece la empresa no convence a la plantilla, que lo califica de "miserable" después de sufrir en 2009 la congelación de sus sueldos. La empresa, por su parte, argumenta que es "razonable" si se tiene en cuenta que "BAA y sus aerolíneas clientes están viendo un declive del número de pasajeros, debido al impacto de la recesión y de la nube de ceniza volcánica".

El mes pasado, la compañía informó de que su beneficio operativo en el primer semestre del año se redujo en un 37,8% frente al mismo periodo de 2009, hasta los 247 millones de euros. Sin embargo, según anunció BAA días después, el tráfico en sus seis aeropuertos británicos siguió aumentando, con Heathrow a la cabeza, que el pasado mes de julio registró un tránsito de 6,7 millones de pasajeros, la cifra mensual más alta de su historia.

Terminal 5A, del aeropuerto londinense de Heathrow, construida por el grupo español Ferrovial.
Terminal 5A, del aeropuerto londinense de Heathrow, construida por el grupo español Ferrovial.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_