Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Santander compra 318 oficinas al RBS en Reino Unido por 1.990 millones

La entidad española se convertirá en la cuarta entidad del país por tamaño

El Santander ha anunciado esta mañana la compra de 318 sucursales del Royal Bank of Scotland y otros activos en Reino Unido por 1.987 millones de euros, según ha anunciado la entidad a la CNMV. La compra de estas oficinas permitirá al primer banco de la eurozona reforzar su presencia, principalmente en lo que respecta a las pymes, en el mercado de banca minorista del país, que se ha convertido e uno de sus principales fuentes de beneficios. Además, gracias a ella, adelanta al HSBC para convertirse en el cuarto banco del archipiélago británico por detrás del Lloyds Banking Group, Barclays y el propio RBS con un 12% de cuota de mercado.

El precio al que se ha cerrado la operación representa una prima de algo menos de 400 millones sobre el precio inicial al que se tasaron estos activos (1.600 millones) al final de 2009. Según añade la nota remitida al supervisor, la operación permitirá al Santander incorporar a su cartera 1,8 millones de clientes, 244.000 PYMES, con lo que incrementará su cuota en este mercado del 3% al 8%, en el entorno de su presencia en el negocio de particulares (10%). También asumirá la gestión de aproximadamente 1.200 clientes de empresas de tamaño mediano. En total, cerca de 26.000 millones de euros en activos y 27.000 millones en depósitos. El Santander destaca que también incluye un fondo de comercio de 421 millones de euros.

En concreto, la adquisición comprende 311 sucursales en Inglaterra y Gales de RBS (participada en un 83% por capital público y en pleno proceso de reestructuración tras la crisis) y 7 de NatWest en Escocia. Este conjunto de locales forman lo que hasta ahora era la red de Williams & Glyn, la filial del banco escocés que la UE le obligó a poner a la venta para aprobar su rescate público. También incluye 40 centros bancarios para PYMES, más de 400 gerentes de banca de empresa, cuatro centros de banca corporativa y tres centros de banca privada donde entre todos trabajan unas 5.000 personas. En cuanto a los plazos, confía en que esté concluida entre finales de 2011 y principios de 2012.

El banco que preside Emilio Botín calcula que la adquisición, con la que espera ampliar su red de oficinas hasta las 1.600 tras emerger como cuarta entidad del país en banca minorista a raíz de la fusión con el Abbey, tendrá un impacto estimado en el core capital del grupo de 40 puntos básicos. Este índice de solvencia se situaba en el 8,8% a cierre de marzo de 2010, pero también se verá presionado a la baja en 10 puntos básicos por la incorporación de las oficinas del banco SEB en Alemania, cuya compra cerró hace dos semanas.

Beneficio por acción desde el primer año

En contrapunto, el banco, que junto al también español BBVA salió muy reforzado de las pruebas de resistencia a la banca europea, estima que la operación tendrá un impacto positivo en el beneficio por acción ya desde el primer año y que producirá un retorno de alrededor del 15% al final del tercero. A su favor cuenta con el ahorro que supondrá unir esta red con la actual del Abbey. El Santander era el mejor posicionado en la puja, en la que también entró el BBVA.

Dentro de la estrategia del Santander por diversificar geográficamente su negocio y no concentrar riesgos, Reino Unido, donde es la segunda entidad en hipotecas, ha aportado un 17% del beneficio atribuido del grupo en el primer semestre. De hecho, ante el debilitamiento del negocio en España por la crisis, el archipiélago británico y Brasil se han convertido en las dos fuentes principales de ganancias del banco, lo que da más argumentos a favor de rascarse el bolsillo para salir de compras aunque sea en momentos de escasa liquidez como los actuales. Sobre todo cuando, en este caso, se juntan las ganas de vender con las de comprar.

Sobre este punto, la financiación, el Santander todavía no ha tomado una decisión sobre la posibilidad de sacar a Bolsa una parte de su filial en Reino Unido, tal y como admitió la semana pasada su vicepresidente y consejero delegado, Alfredo Sáenz. Esta operación permitiría a la entidad captar los fondos necesarios para la compra. Según ha informado el periódico Financial Times, el banco prevé sacar el 20% de su división británica al parqué en otoño para conseguir unos 3.500 millones de euros. De momento, el Santander ya ha realizado hace una semana una emisión de deuda senior a cinco años por 1.200 millones de euros.

Más compras

Junto a la incorporación de las oficinas del RBS y el SEB alemán, el último proceso de compras del Santander se completa con la adquisición a principios de junio del 24,9% que Bank of America tenía en su filial de México por 2.092 millones y otras dos operaciones más en EE UU, una con el HSBC y la otra sobre el M&T. La entidad española desembarcó en Reino Unido en 2004 con la compra del Abbey, al que luego sumó el negocio del Alliance & Leicester and Bradford & Bingley.

El mercado ha reaccionado con un recorte en el precio de las acciones del Santander, que a las 10.15 bajaban un 0,9% hasta los 10,28 euros en un Ibex 35 en pérdidas.